La Cámara de Diputados aprobó en general y en particular el proyecto de modificación del Consejo de la Magistratura, que ahora deberá volver al Senado. También se aprobó la creación de tres nuevas Cámaras de Casación y la regulación de las medidas cautelares. La sesión comenzó ayer al mediodía y finalizó tras 21 horas de debate, votación y escándalos. 

Las modificaciones aprobadas en la Cámara Baja son la siguientes:

Consejo de la Magistratura: Es el proyecto que deberá volver al Senado, ya que se le introdujo una modificación por pedido de la Corte Suprema.La ley establece la ampliación de la cantidad de integrantes del organismo, que pasará de 13 a 19. Habrá cinco nuevos miembros académicos y científicos "interdisciplinarios", que podrán provenir de otras profesiones no ligadas al Derecho y serán votados por todos los ciudadanos.

Creación de Cámaras de Casación: La ley crea la Cámara Federal de Casación en lo Contencioso Administrativo Federal, la Cámara Federal y Nacional de Casación del Trabajo y la Seguridad Social y la Cámara Federal y Nacional de Casación en lo Civil y Comercial, con sede en Capital Federal.

Regulación de medidas cautelares: Tendrán un plazo máximo de seis meses, que será el tope para la resolución de la cuestión de fondo y contribuirá a que las causas se resuelvan con mayor rapidez. Será obligatorio, además, que se le corra vista al Estado como parte del litigio -algo que hasta hoy no sucedía- y, eventualmente, ante la apelación del Ejecutivo, la medida será concedida con efecto suspensivo, lo que hará caer automáticamente la cautelar. Sin embargo, no podrá ejercerse contra las personas, la salud o la seguridad alimentaria. Por pedido del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se amplió a los "sectores socialmente vulnerables" la posibilidad de que un juez pueda otorgar una medida cautelar antes de contar con el punto de vista del Estado. También se excluyeron los conflictos laborales.

La votación

Esta madrugada, tras la aprobación de la reforma del Consejo de la Magistratura, el jefe de la bancada oficialista Agustín Rossi propuso que la votación en particular se realizara en un solo acto, lo que generó un pequeño escándalo protagonizado por diputados de la oposición, que se disipó cuando el oficialismo aceptó votar artículo por artículo. Aún así, varios bloques opositores decidieron retirarse de la votación en particular tras otro altercado que se produjo cuando una diputada no logró pulsar el botón electrónico de votación, dando lugar a un malentendido cuando se votaba el artículo 2 del proyecto.

Inmediatamente después de sancionada esa normativa, se aprobó con 126 votos a favor y 8 en contra la creación de tres Cámaras de Casación y luego de un corto debate, los legisladores presentes aprobaron la regulaciones de medidas cautelares contra el Estado Nacional.

Tras la maratónica jornada parlamentaria, el presidente de la Cámara baja Julián Domínguez criticó esta mañana la actuación de la oposición. "Se fueron de la sesión en un claro propósito de boicotear y que la sesión se levantara", apuntó.

No obstante, reconoció a aquellos legisladores no kirchneristas que se mantuvieron en su banca. "Quiero reconocer a los diputados opositores que se quedaron como Carrió, Bullrich y Yoma que dieron testimonio que cuando hay voluntad de debatir con responsabilidad hay que quedarse hasta el final de la sesión", observó. 

 Acerca del malentendido por el cual la oposición decidió retirarse del recinto, Domínguez aclaró que "las abstenciones requieren la autorización del cuerpo, no se registró ninguna solicitud de abstención". Sucede que durante la votación del artículo Nº 2 del proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura, el sistema electónico no registró los votos de los diputados Juan Carlos Forconi (FpV) y Alicia Comelli (MPN), que lo emitieron a viva voz. Sin embargo, algunos legisladores interpretaron que se abstuvieron y denunciaron fraude. "Lamentamos que se acuda a la mentira para descalificar a legisladores que votan según su libertad de conciencia y de pensamiento", afirmó el titular de la Cámara.

Por su lado, el diputado nacional del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, aclaró esta mañana que la ley que regula las cautelares "no restringe el derecho de huelga" y consideró: "Este no es un Gobierno que cercene derechos sino que los amplía".