El afán del PRO para empezar, antes de las próximas elecciones, la construcción del nuevo Centro Cívico en los terrenos del Hospital José Borda, en Barracas, desató ayer una nueva crisis política dentro del gobierno porteño, gracias a la feroz represión que desató la Policía Metropolitana contra pacientes psiquiátricos, trabajadores de la salud, periodistas y reporteros gráficos. Ante la ola de críticas y el impacto de las imágenes que inundaron los medios, el jefe de gobierno Mauricio Macri, dio una conferencia de prensa, justificó la represión y defendió la importancia del proyecto inmobiliario para mudar a gran parte de la administración estatal capitalina. "No podemos ceder ante los violentos", espetó el alcalde porteño, en una puesta en escena similar a la que desempolvó el aparato de comunicación del PRO luego del temporal que dejó seis muertos en la Capital. Visiblemente molesto, como en la última crisis climática, Macri recibió a los medios luego de las 19:30. Fue una hora antes de que se conociera un duro fallo en su contra, con la firma de los miembros de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso, Administrativo y Tributario por haber violado las disposiciones de ese Tribunal y quedar al borde de un proceso penal.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Macri justificó la represión y aseguró que la Policía "se defendió"