Increíble, real. El Renault 18 que se encontraba estacionado sobra la mano izquierda de la avenida Boedo terminó con la trompa hundida en la calzada luego de que esta, por causas que se desconocen, cedieran  generando un gran hueco. El incidente ocurrió al 1.700, esquina Pavón. 

El hecho, además de la trascendencia que reviste, deja en evidencia el paupérrimo estado de un barrio lindero al nuevo Polo Tecnológico, por lo que sumará un importante caudal de vehículo transitando por esas arterias; y generará un nuevo caos en una ciudad colapsada, dada cuenta que es a dos cuadras de la bajada Boedo de la autopista 25 de Mayo, donde habitualmente suelen juntarse un gran volumen de vehículos.