El secretario general de la CGT opositora, Hugo Moyano, viajó ayer a Santa Cruz para mantener una reunión con el gobernador Daniel Peralta una aeronave Falcon 900 matrícula LV CRI, que según fuentes del mercado costaría alrededor de 450 mil pesos.

La aeronave en la que llegó a Santa Cruz junto a su comitiva, integrada por Jorge Pérez Tamayo, Omar Plaini y dos azafatas, quedó asentada en los registros del aeropuerto internacional de Río Gallegos.

Mientras que para las campañas políticas los dirigentes usan otro tipo de aeronaves, por su costo y envergadura, este avión es uno de los más modernos y seguros del país. Según expertos, el Falcon 900 "tiene otro tipo de uso como es el caso de altos ejecutivos de empresas o la Presidenta de la Nación, que requieren mayores medidas de seguridad y conectividad permanente por la responsabilidad institucional que poseen".

Según fuentes del mercado aeronáutico, el costo de un viaje como el que realizó Moyano a Santa Cruz se encuentra en el orden de los 450 mil pesos.

Moyano estuvo en Santa Cruz para inaugurar una nueva sede de su sindicato, durante un acto en el que participaron poco más de 200 personas. Durante la mañana, mantuvo además una reunión con el gobernador Daniel Peralta y luego comieron un asado en la flamante sede gremial.

A pocas cuadras de allí, más de 200 trabajadores estatales que protestaban frente al ministerio de Economía, prendieron fuego unas gomas y mantuvieron la protesta durante toda la jornada en reclamo de un aumento salarial, y denunciando que los empleados del sector público son los más rezagados de la provincia.

"Acá estamos para dejar de ser el último orejón del tarro. Le reclamamos al gobernador un aumento salarial pero hasta el momento no nos ha escuchado. Mientras Peralta se pasea con Moyano, que tuvo la caradurez de venir en un avión privado, a nosotros no nos atiende", comentó un trabajador que participó de la protesta.

"Hasta hace muy poco él era capaz de convocar a un paro general por un exhorto que llegaba de Suiza e iba contra la Justicia. Hoy se opone al reclamo generalizado para democratizarla y encima ignora a los trabajadores cuando son reprimidos o reclaman un aumento salarial. Los nuevos amigos de Moyano lo hicieron cambiar", sostuvo otro de los trabajadores.