Mediante sucesivos decretos, la presidenta de la Nación creó la Asignación Universal por Hijo, que consiste en dos asignaciones familiares destinadas a mujeres y a grupos familiares que se encontraran desocupados o que se desempeñaran en la economía informal: la Asignación por Embarazo para la Protección Social, que se abona a la mujer embarazada desde la décimo segunda semana de gestación hasta el nacimiento o interrupción del embarazo; y la Asignación Universal por Hijo, para Protección Social, destinado a niños, niñas y adolescentes del país.

De resultas de ello, toda mujer embarazada o madre de niños, niñas o adolescentes de hasta 18 años que se encontrara desocupada o se desempeñara en la economía informal tiene derecho a la percepción de ambas asignaciones familiares. Estos derechos son también para las trabajadoras de casas particulares. El gobierno nacional está llevando a cabo medidas para obtener el blanqueo y registración de las trabajadoras de casas particulares.

Frente a ello los agoreros de siempre incitan el fantasma de que son las trabajadoras, quienes no quieren ser blanqueadas porque perderían el derecho a cobrar la Asignación Universal por Hijo. Ante tal situación, y siendo que la reiteración de ese mensaje mediático puede llegar a hacer creer a las trabajadoras que de ser blanqueadas perderían en derecho al cobro de la AUH, es necesario llevar a conocimiento de todos que ese mensaje es falso.

En esto, la nueva ley es clara y terminante. El artículo 72 del Estatuto de Trabajadores de Casas Particulares (Ley 26.844), que modifica la Ley de Asignaciones Familiares (Ley 24.714) dice expresamente que "las empleadas/os del Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el Personal de Casas Particulares, se encuentran incluidas en el inciso c) del articulo 1º, siendo beneficiarias de la Asignación por Embarazo para Protección Social y de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social..."

Y es más, se les otorga también el derecho a la percepción de la Asignación por Maternidad (que consiste en la continuación de la percepción de una suma equivalente al monto de su sueldo mensual durante su licencia por maternidad) y se encomendó al Poder Ejecutivo a dictar las normas pertinentes "(...) a efectos de adecuar y extender a las empleadas/os de dicho régimen especial estatutario las demás asignaciones familiares... (ayuda escolar, nacimiento, matrimonio y adopción). Ello sin perjuicio de señalar que su blanqueo les dará cobertura de obra social para el grupo familiar, y derecho a jubilarse el día de mañana.

Por ende, es preciso que las compañeras trabajadoras de casas particulares sepan la verdad, en un mensaje claro y contundente: al ser blanqueadas mantienen el derecho a continuar percibiendo la Asignación Universal por Hijo y a la Asignación por Embarazo para la protección Social, porque así expresamente lo establece la ley. Que nadie las engañe.