El anuncio de blanqueo de capitales a tarvés de Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE) y el Certificado de Depósito para Inversión Inmobiliaria (CEDIN) generó diversas opiniones respecto a su impacto económico entre los especialistas.

Arnaldo Bocco, ex integrante del directorio del Banco Central durante el blanqueamiento que se realizó en 2009, consideró en Tiempo Argentino que "este sistema que se propone hoy es mejor que aquel, que tenía el problema de la existencia de desinteligencias entre el BCRA y la AFIP, más la falta de incentivos". Y agregó: "Creo que (Ricardo) Echegaray ayer fue más claro en las condiciones, quedó descartado el ingreso de capitales sospechados de lavado y terrorismo".

El economista Ariel Setton, integrante del Grupo Plan Fénix, explicó que el CEDIN servirá "para comprar propiedades en Argentina que de otra manejra no tendrían forma de justificar ante la ley", lo cual permitiría que en la declaraciónn de bienes personales de queines ingresen al blanqueo "haya un incremento del activo y no haya bajado ningún otro" y así justificar el incremento patrimonial.

Sobre el impacto en el mercado inmobiliario y en las personas que no tienen dólares no declarados y quedan fuera de la posibilidad del blanqueo, Setton opinó: "Con el anuncio se aceptó cierto fracaso de la búsqueda de pesificación del mercado inmobiliario, por lo menos parcialmente. Lo que se hace con el CEDIN es generarle la promesa al vendedor de obtener dólar billete, que antes no podía o tenía que ir al mercado ilegal después de hacer la venta. Hoy se le genera la expectativa de poner un precio en dólares y obtener dólares en billete cuando se lleve a cabo al compraventa".

En cuanto a la cotización de la divisa estadounidense, Bocco evaluó que "en el mediano plazo, si entran dólares, el 'blue' va a bajar; pero en el corto plazo hay que monitorear mucho el mercado paralelo".

Para Setton el ojo debe ponerse en el mercado inmobiliario, ya que "ahora el vendedor va a querer negociar el inmueble en dólares" y aquellos que tienen créditos hipotecarios en pesos no pueden conseguir dólares. Si bien consideró que "podría generar un buen impacto inicial" porque activaría un sector significativamente deprimido, también "podría frenar nuevamente el mercado en el mediano plazo". 

"Ahora el CEDIN le asegura al vendedor que va a obtener dólares de manera legal. Eso podría llegar a impactar negativamente en el mercado inmobiliario, porque redolariza la valuación de la propiedad y redolariza la transacción. A los que no tienen dólares ilegales y los que no tienen forma de atesorar dólares se les podría llegar a complicar esa negociación porque el vendedor va a tener una expectativa que últimamente no tenía", indicó.

En el caso de los BAADE, se podría sumar a la oferta de bonos del Estado en dólares, como los Bonar o los Boden, y venderse en un mercado secundario, aunque con al diferencia de que en este caso se trata de un bono emitido por el Banco Central y no por el Ministerio de Economía: "Son dos deudores diferentes, a pesar de ser los dos desde el Estado. Las condiciones de pago, una vez que están en el mercado, son menos atractivas que el Boden, porque uno nominalmente para el 4 y el otro el 7 por ciento".

Expectativa en los empresarios inmobiliarios y de la construcción

El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Gustavo Weiss, dijo a Tiempo Argentino que, "conceptualmente, cualquier medida que sirva para repatriar capitales, que vaya a la producción y en particular a la construcción, es buena", y agregó: "Después habrá que ver los detalles del proyecto de ley y de la reglamentación, pero estamos de acuerdo en repatriar dólares, con la diferencia de que no provengan del lavado de activos".

En tanto, la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA) emitió un comunicado en el que afirma que ve "con agrado que desde las altas esferas del poder se ideen proyectos y medidas tendientes a reimpulsar el mercado inmobiliario en nuestro país", aunque señaló que "aún es temprano para realizar estimaciones objetivas o juicios de valor sobre el asunto porque se trata de un proyecto legislativo, que deberá transitar los caminos propios del Congreso de la Nación". "Como lo venimos planteando desde tiempo atrás, solicitamos reglas claras y seguridad jurídica, para lograr revertir la actual situación que atraviesa nuestro sector y la sociedad en su conjunto", enfatizó la CIA.

Por su parte, titular de Reporte Inmobiliario, opinó: "No sabemos los detalles y hay que esperar, pero es positivo que por parte del gobierno haya un reconocimiento de la realidad de un sector que está en crisis".