Por primera vez desde que asumió su pontificado, el papa Francisco se manifestó en contra del aborto y pidió "respeto por la vida humana desde el momento de su concepción", en línea con lo que ya había declarado cuando era Arzobispo de Buenos Aires. Fue durante el Regina Coeli, la oración mariana que reemplaza al Angelus después de la Pascua.

El pontífice habló ante los fieles que se apostaron en la plaza San Pedro y saludó a los 30.000 participantes de la "Marcha por la vida" que se realizó ayer en Roma, a los que llamó a "mantener viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto por la vida humana desde el momento de su concepción".

También aprovechó para recordar que en muchas parroquias italianas se recolectaban ayer firmas en apoyo a una iniciativa que apunta a "garantizar la protección jurídica del embrión, tutelando cada ser humano desde el primer instante de su existencia".

El Papa, además, adelantó que "un momento especial para aquellos preocupados por la defensa de la sacralidad de la vida humana será la Jornada del Evangelium Vitae", que tendrá lugar en el Vaticano, en el marco del Año de la Fe, el 15 y el 16 de junio próximo.