El décimo aniversario del gobierno kirchnerista encuentra a la economía nacional y a los diferentes sectores productivos en una situación diametralmente opuesta a la de los inicios de este ciclo político. Uno de los casos paradigmáticos de esta evolución es el que muestra el sector automotriz, que experimentó durante la última década un crecimiento exponencial de producción de casi el 400% y del 500% en lo que respecta al patentamiento de vehículos 0 kilómetro.

La combinación de alzas salariales y mejoras en la productividad mejoraron la relación salario/auto, es decir cuántos salarios hacen falta para adquirir un auto nuevo, que pasó de 14,5 en 2004 a los actuales 7,5 salarios.
 
Según la Asociación de Fabricas de Automotores (ADEFA), en 10 años se produjeron en las terminales locales 5.146.342 unidades. El pico histórico de producción de la década se registró en 2011, cuando desde las terminales radicadas en el país salieron 828.771 unidades.
 
La industria automotriz es el segundo sector industrial más relevante en términos de Inversión Extranjera Directa (IED) y recibió entre 2008 y 2013 aportes por $ 16.900 millones.