“No me parece que sea el peor momento de relación entre el Poder Judicial y el Ejecutivo. Hay que desdramatizar”. Con esa expresión, y en diálogo con el programa Inimputables de Radio América, el Juez de la Cámara de Casación Penal Gustavo Bruzzone relativizó todas las versiones que insisten en señalar que los vínculos entre esos dos poderes atraviesan el peor momento de la historia.

Cuando varios de los proyectos impulsados para la democratización de la justicia fueron aprobados, el magistrado que fue firmante de la solicitada por "una Justicia legítima", consideró que el “Consejo de la Magistratura es un organismo bueno”, y que “ahora, los jueces tienen un protagonismo mayor”. 

"Los jueces tenemos ideologías, pasiones, defectos y virtudes".

En medio de un cambio de paradigma, que intenta democratizar el poder judicial y desempolvarlo de viejas estructuras que lo forjaron como un ámbito inmaculado y ajeno a la vida social, Bruzzone arriesga: “Es cierto que los jueces tenemos ideologías, pasiones, defectos y virtudes”. 

En referencia a otro de los debates polémicos del ámbito judicial, Bruzone se preguntó: “¿Por qué no avanzamos hacia el modelo acusatorio? Yo quiero juicio por jurado y modelo acusatorio. En materia civil, aún estamos en la época de Cisneros. Lamentablemente creo que hay una Justicia corporativa”. 

Por último se refirió a las versiones que indicaban que la AFIP estaba investigando impositivamente al titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. “La AFIP debe trabajar más allá de los nombres”, analizó.

Gustavo Bruzzone es uno de los nombres que figura en los pliegos que la Presidenta Cristina Kirchner envió al Senado, con una decena de jueces, como postulantes a integrar nueva Cámara de Casación Penal, que integrada por diez magistrados, se encargará de revisar los juicios orales de la justicia ordinaria, como crímenes, robos o estafas. Los pliegos ya ingresaron en el Senado y ahora deberán ser tratados por la Comisión de Acuerdos.