La convocatoria a la reunión fue confirmada esta madrugada por los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en un intercambio de mensajes por twitter.

La organización de la cita, en lugar y fecha a confirmar, estará a cargo de la presidencia de turno de Unasur, a cargo del peruano Ollanta Humala.

"(Correa) me avisa que Ollanta va a convocar a reunión de UNASUR. Mañana va a ser un día largo y difícil. Calma. No van a poder", es el último mensaje de Fernández Kirchner.

Previamente confirmó que fue Correa quien le avisó de la situación de Morales en Viena y que de inmediato se puso en contacto telefónico con el mandatario boliviano. Vía twitter informó: "Llamo a Evo. Del otro lado de la línea, su voz me responde tranquila: "Hola compañera, como está? (...) no voy a permitir que revisen mi avión. No soy un ladrón"".

Varios países europeos, entre ellos España, Francia, Italia y Portugal, le habían negado el permiso de vuelo al avión oficial de Morales por sospechas de que en la nave se encontraba el fugitivo informático estadounidense Edward Snowden, algo que el gobierno boliviano desmintió.

La aeronave tuvo que aterrizar en la capital austríaca de Viena, donde Morales, que regresaba de un viaje a Rusia, tuvo que pasar la noche sin poder seguir vuelo a pesar de que horas después la mayoría de los países habían levantado la prohibición de vuelo.

El canciller de Bolivia, David Choquehuanca, denunció hoy que los gobiernos de Francia y Portugal le negaron autorización al avión en que viajaba el presidente Evo Morales realizar una escala técnica de reaprovisionamiento de combustible.

"Han puesto en riesgo la vida del presidente", manifestó el canciller boliviano.

Según el canciller la negativa puso en "grave riesgo" la vida de Morales pues el avión tuvo que realizar una escala no prevista en Viena, después de tres horas y media de vuelo desde su decolaje en Moscú.

"Portugal tiene que explicarnos. Francia tiene que explicarnos por qué han cancelado" la escala técnica que había sido tramitada con anterioridad, manifestó Choquehuanca, a lo que agregó: "Quieren amedrentarnos, es una discriminación".