A dos años de la primera denuncia, la causa por la denominada "campaña sucia" en contra del candidato del Frente para la Victoria a la jefatura de Gobierno, Daniel Filmus, es un ejemplo de cómo las maniobras dilatorias en la justicia permiten que un expediente se diluya, y deje la mayoría de los delitos investigados al borde de la prescripción.

Connectic SRL, Tag Continental, Opinión Confidencial y Call and Contact Center son algunas de las consultoras que fueron investigadas por la campaña de difamación contra Filmus

Mientras el consultor estrella del PRO, el ecuatoriano Jaime Duran Barba, y sus socios Guillermo Garat y Rodrigo Lugones están procesados por haber orquestado una serie de encuestas telefónicas en 2011 con el objetivo de confundir al electorado, existe otro expediente abierto por el presunto trabajo de inteligencia que llevó a cabo la Policía Metropolitana a vecinos de la Comuna 12, que está en la Justica Federal.
 
En septiembre próximo, la investigación principal caerá por el paso del tiempo, pese a que las pruebas centrales no pudieron ser objetadas por las defensas. Pese a estar reunidos todos los elementos necesarios para el comienzo de un juicio oral, la causa está empantanada en cuestiones procesales que han impedido su esclarecimiento, lo que plantea la posibilidad cierta de que en diciembre se llegue a la prescripción.
 
Connectic SRL, Tag Continental, Opinión Confidencial y Call and Contact Center son algunas de las consultoras que fueron investigadas por la campaña de difamación contra Filmus, antes de que se realizaran las elecciones porteñas, hace casi dos años. La operación consistió en hacer una supuesta encuesta en la que se brindó a los porteños información falsa sobre el padre del candidato kirchnerista, vinculándolo con Sergio Schoklender, en pleno escándalo por el presunto desvío de fondos públicos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.