El episodio de violencia política ocurrido ayer a la noche vincula directamente, según los agredidos, al intendente massista de Almirante Brown, Darío Giustozzi.

Entre quienes resultaron agredidos se encuentra Mariano Grandoli, actual concejal de ese municipio bonaerense y miembro de Carta Abierta, quien como otros militantes atacados radicó la denuncia ante las autoridades policiales.

A minutos de iniciar el acto en el Consejo del Partido Justicialista, ubicada en el centro de Adrogué, irrumpió un grupo de aproximadamente 50 personas que comenzaron a proferir a amenazas y a exhibir armas de fuego con el fin de impedir el normal desarrollo del homenaje, según relatan desde el FpV.

Las amenazas no tardaron en convertirse en golpes de puño y patadas hacia los militantes, en su mayoría mujeres, que ya habían comenzado a desconcentrarse por pedido del candidato a primer concejal Mariano Cascallares ante las primeras agresiones, consigna la misma fuente.

Desde el FpV de Almirante Brown remarcaron que “resulta contradictorio que mientras Giustozzi utiliza como consigna de campaña ‘la no agresión’, sus laderos más cercanos conducen las patotas que buscan amedrentar a los militantes que no forman parte del Frente Renovador que conduce Sergio Massa”.

Los militantes recibieron golpes de puño y patadas, la mayoría eran mujeres.

A pesar de la agresión a los militantes kirchneristas, el homenaje a Evita se realizó igual en la sede central del Frente para la Victoria, ubicada en la localidad de Burzaco.

Asimismo, desde el FpV explicaron a través de un comunicado que la convocatoria, previamente acordada con las actuales autoridades partidarias, “consistía en la presentación de una ofrenda floral a la abanderada de los humildes”.