Apenas se reanude hoy la actividad luego de la feria judicial de invierno, la jueza federal María Servini de Cubría tiene previsto ordenar pericias sobre material secuestrado en el marco de la causa por la denominada "campaña sucia", llevada adelante en el 2011, contra el entonces candidato kirchnerista Daniel Filmus. La causa es un desprendimiento del expediente que ahora tramita la justicia porteña, y que –reveló Tiempo Argentino– se encuentra empantanado y al borde de la prescripción. La magistrada intenta determinar si la información clasificada georreferencialmente sobre las opiniones de vecinos de la Comuna 12 con respecto a la gestión PRO, que tenían por destino a la Policía Metropolitana, constituye una "violación de secreto". 

La Cámara Federal porteña rechazó, días antes de que comenzara el receso, un pedido de nulidad solicitado por la defensa de Rodrigo Lugones, socio del consultor estrella del PRO Jaime Duran Barba, sobre un allanamiento realizado por Gendarmería en la sede de la consultora del ecuatoriano, en Libertad 1240. Adujo que se había "plantado" evidencia y que para los elementos secuestrados de esas oficinas –computadoras– no se había preservado la "cadena de custodia", que debe anteceder a los peritajes. Los camaristas rechazaron esos argumentos y dieron vía libre para que Servini pueda ordenar que se investigue el contenido de diez discos rígidos. Hasta ahora, las evidencias que también vinculan a Guillermo Garat con la maniobra difamatoria contra Filmus, orquestada desde las consultoras Connectic SRL, Tag Continental, Opinión Confidencial y Call and Contact Center, no provienen de elementos obtenidos en ese operativo, lo que deja abierta la puerta a que haya nuevas revelaciones. 

El planteo de Lugones tuvo mejor acogida en la justicia de la Ciudad. Hoy, la fiscal a cargo, Lorena Tula del Moral, está peritando una filmación aportada un año después por Garat para establecer si hubo irregularidades en el operativo. Nada sobre la evidencia secuestrada.