La brigada de bomberos de Londres atribuyó el aumento de los incidentes domésticos registrados a la literatura erótica y puso como ejemplo a la trilogía "Cincuenta sombras de Grey", el best seller de E.L. James, furor entre las mujeres de mediana edad.

"No sé si será el efecto de `Cincuenta sombras...`, pero la cifra de incidentes en los que se utilizan para prácticas sexuales elementos como esposas parece haber crecido", aseguró el tercer oficial Dave Brown en referencia al libro británico, que vendió 43 millones de ejemplares en todo el mundo y es el libro más vendido en la historia de Inglaterra, incluso más que "Harry Potter", de J.K. Rowling.

De acuerdo a la agencia DPA, el equipo de bomberos dijo haber atendido 79 incidentes en los últimos tres años con algunas personas que tuvieron inconvenientes con esposas.

A esos episodios se sumaron 1.300 inconvenientes en los que las personas habían quedado atrapadas o no podían desprenderse, por lo general, de algún objeto de la casa. Los bomberos pidieron "actuar con cautela y pensar con cuidado antes de llamar al número de emergencias".

La fiebre por este libro hizo además que varios hoteles ingleses cambiaran la clásica biblia por "Cincuenta sombras"; los sex shops en California y Londres aumentaron sus ventas un 30 por ciento y, en la cadena de ferreterías más grande de la capital inglesa se agotaron las sogas de algodón que se usan en la novela para las prácticas de bondage, que consiste en que al menos uno de los involucrados en la relación sexual es atado con sogas.