Hace días que la ciudad está empapelada con carteles que convocan a un cacerolazo mañana a las 20 en el obelisco y en otros puntos del país. Según Maximiliano Mai, uno de los organizadores de la convocatoria, esos carteles están financiados por el secretario general de la UEJN y dirigente moyanista, Julio Piumato, y el líder de la UATRE, Gerónimo "Momo" Venegas. Consultados sobre el dinero aportado para esa campaña, ambos lo desmintieron.

"Piumato es un amigo mío, ¿sabés la ayuda que me dio para esto?", admitió Mai en diálogo con INFOnews, y agregó: "También el Momo. Acá, en cuanto a gráfica y recursos que se necesitaban, fue peronismo el que estuvo con nosotros, les interesa la causa, son un poco más piolas. Muchas de las cosas que estamos consiguiendo son gracias a ellos".

Mai, que se autodenomina peronista y se hizo conocido por colgar una bandera convocando al 18A en la Casa Rosada, también reprochó que el PRO de Mauricio Macri no le haya dado lo prometido: "En el PRO me prometieron un montón de cosas para darme, como afiches, pero eso se cayó. Los están usando para la campaña. Ellos, que tienen recursos, se borraron. Y mirá que son monedas. 5 mil afiches, 10 mil afiches, son monedas".

En cuanto a la marcha de mañana, sostuvo que "la idea es que por lo menos sirva para generar conciencia en la gente de que tiene que votar al que le tiene que ganar a Cristina" y que, en ese sentido, hay que "votar de manera útil". "Si vos votás a uno chiquitito, perdés el voto. Si votás a uno que le está por ganar a Cristina, estás más tranquilo", dijo, y sentenció: "Si sos anti k, lo primero que querés es que se vaya. Si eso implica tener que votar a la persona que tiene más posibilidades de ganarle, yo haría eso".

Si bien vota en Capital, para Mai en la Provincia de Buenos Aires hay que optar por el intendente de Tigre y candidato del Frente Renovador, Sergio Massa, porque "es el que más posibilidades tiene". "En capital no me importa porque nunca ganaron, pero en provincia lo tenés ahí nomás a Insaurralde. Si sos anti k tu gran objetivo es que el gobierno pierda la mayoría", opinó.

Sobre este punto, reconoce que será difícil trasmitir esto en la movilización de mañana porque "muchos de los chicos están financiados por partidos que no son los del voto útil. La gráfica, la cartelería, mucha de la gente que aporta a la causa es de partidos más chicos".

Desde la UEJN desmintieron la vinculación económica con movilizaciones de este tipo. "Desmiento totalmente esa información. Ni Piumato ni la UEJN aportan ni dinero, ni carteles, ni folletería para estas cosas", dijo a INFOnews la secretaria de Prensa del sindicato, Laura Iparraguirre, que también desmintió la relación cercana entre ambos.

Desde el espacio de Venegas afirmaron que, si bien apoya la convocatoria, tampoco aportó dinero: "Él marchó y apoya la movilización de la ciudadanía, pero de ninguna manera aportó dinero para los carteles".

Consignas e interna entre organizadores

Aunque esta vez la principal consigna está vinculada a la corrupción, luego de las declaraciones del papa Francisco decidieron sumar una nueva: "Vamos a hacer lío". Según el organizador, es porque "las redes trabajan con la coyuntura" y porque "es un hashtag lindo, divertido, que les dice: 'rebélense'". "Pero eso acá no va a pasar nunca. En Brasil en dos días cambiaron todo y acá nada. La gente no hace lío", se lamentó.

El motivo de unificar la consigna en "Basta de corrupción" se debió, según Mai, a que en el comienzo la idea era contar con el apoyo de la oposición y luego, como no se concretó, se decidió apuntar incluso contra ellos, ya que "es una consigna que alcanza a todos los políticos, porque todos se financian con la corrupción".

"Cuando sugiero la fecha, en enero, la idea era que toda la oposición firmara un documento de no a la reelección, por la Justicia independiente. Entonces nosotros íbamos con una marcha antes de las PASO y otra después a defender ese documento. Pero estuvieron tan metidos en las alianzas que no se pudo", explicó.

En ese sentido, agregó: "Los chicos decidieron esta fecha y la política nunca les abrió el juego. Entonces, enojados, les pusieron la consigna madre de todos los problemas".

"Si sos anti k, lo primero que querés es que (Cristina Kirchner) se vaya".

Consultado sobre el impacto que podría tener en los organizadores de marchas anteriores que hoy participan de la campaña, como Yamil Santoro que es candidato de Alberto Rodríguez Saá o Sergio Koltán que milita en Unión por Todos con Patricia Bullrich, respondió: "Ellos no son organizadores, nunca lo fueron. Yamil Santoro nunca fue organizador del 18A., sí del 8N. Usa acciones de alto impacto que convocan pero no tiene página y el 18 no se sentó con el grupo a trabajarlo. A Sergio Koltan nunca lo vi. Pero todos son parte importante de esto, es lindo que se sientan así".

Críticas a medios y opositores por la falta de difusión

El 8A tuvo significativamente menos difusión que los anteriores cacerolazos, que tuvieron un importante espacio en los medios y fueron apoyados por figuras de la oposición como Patricia Bullrich, Elisa Carrió, Federico Pinedo y Eduardo Amadeo, entre otros.

Esta vez, Mai atribuye este problema a que "no hay mención política". "Están todos con el tema de la campaña. Ningún político se quiere meter para que no haya ningún quilombo, ninguno se va a arriesgar a venir a la marcha y que manden diez kirchneristas a hacer quilombo. Además todos tienen archivo y no se van a arriesgar a hablar contra la corrupción y sale una nota en la que estuvieron ellos pegados", sostuvo.

Por eso es que intentó, como la vez anterior, colgar una bandera de la Casa Rosada, pero el personal de seguridad se lo impidió y, según él mismo indicó, lo mantuvo retenido dentro del edificio durante dos horas. "Traté de poner otra nuevamente con el objetivo de hacer ruido para el 8, porque es una marcha que estaba medio caída, pero me separaron para cagarme a pedos porque se armó un quilombo bárbaro", relató.