Un país dividido entre Argen y Tina. Una versión del Candy Crush que en vez de caramelos se juega con personajes del oficialismo. Los candidatos del PRO con pelucas. Viki Donda interrumpiendo a Gil Lavedra en medio de una grabación para corregirlo y el polémico diputado Alfredo Olmedo que promete, en caso de ser electo, castrar a los violadores. Los spots de campaña tienen mucho de todo, inclusive una pizca abundante de condimento bizarro. Pero veamos la mitad del vaso lleno: no aburren, más bien sorprenden. Y ¿El contenido político?

José Fernández-Adáiz es director de la Consultora Integral en Comunicación Aplicada (CICoA) y confió a INFOnews lo que para muchos políticos es una máxima en estos días. “Es más importante que se hable de las campañas que de las propuestas”. Y al parecer bajo esa ley se realizaron muchos de los spots de campaña de cara a las PASO del domingo próximo. 

“Veo que muchos candidatos buscan la complicidad, el hacer reír, la simpatía, para que después en un asado entre amigos se hable sobre su spot. ¿Y cómo logra un candidato que se hable de su campaña? El humor es siempre una buena punta. También hay mucho mensaje que quiere mostrar `yo soy como vos. Soy un tipo común´”, analizó Adáiz en diálogo con INFOnews.

Pero en la búsqueda de una campaña que de qué hablar, muchos spots caen en lo bizarro, lo amarillo y hasta hielan la sangre de cualquier mortal. “El del candidato por la UCR en Misiones que musicaliza su publicidad con el tema del Sapo Pepe, me parece terrible. Es una vulgaridad sin sentido. Le está diciendo a los electores yo soy José, el Sapo Pepe de la política”. ¿Qué mensaje está queriendo dar? Se preguntó el licenciado en Periodismo. 

Otra de las publicidades más “nefastas” es la del Partido Gente en Acción. “Me da miedo, casi me remite al nazismo. Pero si lo ve un fascista seguro le va a gustar y el candidato llegará a ese 1% del público conservador que busca y que existe”, consideró Adáiz. 

En cuanto a los spots basados en el humor, Adáiz mencionó el de Ricardo Gil Lavedra y Victoria Donda. “Lavedra se equivoca, no sabe a dónde mirar. Él es un candidato formal, serio. Y Donda llega para desacartonarlo. Nos dice: este es un buen tipo, trabajador y profesional. Vamos a ayudarlo a que comunique todo lo bueno que es”.  

Aunque con un tono más trágico, la misma lógica maneja el spot de Argen-Tina, muy criticado en las redes sociales. “El de Stolbizer y Alfonsín no deja de ser humorístico”, analizó el especialista en marketing político en referencia a esa publicidad que refiere a un país dividido.

Bastante alejado del humor se encuentra Sergio Massa que en su spot “Pelea” se la juega con un tono novelesco, más cerca del culebrón mexicano que de la batalla política. “Massa está buscando un posicionamiento. En dos semanas tuvo que demostrarle al electorado que pasó de oficialista a opositor”, analizó el comunicador. 

El mercado de candidatos

Algo está claro. Los candidatos quieren votos, y los spots son una herramienta para conseguirlos. “Asistimos a un dominio de la publicidad por sobre la política. Lo que buscan los referentes es quedar en el imaginario, en la retina de los votantes” aseguró a INFOnews Julio Burdman, politólogo y co director del Observatorio Electoral.

Pero ¿Vale todo? “El de Olmedo sobre la castración a los violadores es muy bizarro. Sobre todo porque lo que dice no es cierto. Jugar con la idea del gatillo me pareció terrible, están jugando con algo que no va”. 

Para el politólogo “lo que está pasando en nuestro país es inédito. Tiene que ver con la Ley de Campañas Electorales (Reforma Electoral 20009) que democratiza el acceso de todos los partidos a la publicidad televisiva”. En ese marco los candidatos compiten por ser los más originales, los más creativos y ocurrentes.

“Están en la búsqueda de un lenguaje nuevo. Después de un discurso de mucha polarización, los creativos de campaña buscan un discurso positivo”. Y ello puede verse en boca de candidatos que hablan de “Paz”, “armonía” y “acuerdos” como simples palabras a las que se alcanza con un poco de voluntad y nada de política. 

Sobre esto último se refirió Laura Ferrandi, directora del Estudio Ferrandi, especializado en consultoría y comunicación política. Embarcada en el análisis de los mensajes de campaña Ferrandi sostiene que “la oposición niega la dimensión antagónica de lo político”.

De este modo, los spots de campaña desconocen el carácter de oposición y puja que subyace cualquier debate político. “Por ejemplo, el Frente de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín presupone que la política es unión, consenso, deliberación y no tensión, disputa y conflicto”, y en su spot se presentan como los garantes de la paz social, los hombres que vienen a unificar a esos dos países representados por “Argen” y “Tina”. 

Hermes Binner construye un mensaje de campaña aludiendo a lo que es posible hacer en "un país normal", y que también ellos a través de la política vienen a "unirlo" y a "normalizarlo".

El Frente UNEN de Capital Federal, integrado por Prat Gay, Victoria Donda, Gil Lavedra y Elisa Carrió desde la Coalición Sur, plantean el mensaje de que "Juntos Unen", que vienen a "Sumar Energía, política positiva”. Desde este punto de vista no sólo el contenido de los spots es cómico y bizarro, también el mensaje de quienes los protagonizan: políticos partidarios de la antipolítica. Que a esta altura es lo mismo que decir actores que no quieren actuar.