El biólogo y ambientalista español Gonzalo Alonso Hernández fue asesinado en Brasil. Según las primeras investigaciones, el crimen estaría relacionado con las denuncias que la víctima venía realizando en relación a la caza y a la desforestación ilegal existente en la reserva natural de Lídice, una pequeña ciudad de Río Claro, a 131 kilómetros de Río de Janeiro. Hasta el momento, los principales sospechosos del asesinato son los cazadores furtivos de la zona, como así también los extractores de palmitos y quienes provocaban incendios para abrir espacios a la ganadería.

El biólogo español, de 49 años, fue encontrado sin vida el martes, bajo una cascada del Parque Cunhambebe, cercano a su casa, con varios disparos en el cráneo. Estaba desaparecido desde el domingo, cuando dejó a su esposa, María de Lurdes Pena Campos, en la terminal de micros de Lídice. Ese día, la mujer viajó hacia Río de Janeiro e intentó comunicarse telefónicamente con su marido, pero no obtuvo respuestas.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Asesinan a un activista ecológico español en una reserva brasileña