El resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) dejó grandes triunfadores y perdedores que no estaban en los planes. La reforma electoral de 2009, que dio origen a las PASO, estableció que sería necesario obtener al menos el 1,5% de los votos en las primarias para poder participar de los comicios de octubre.

Además, los partidos que decidieron ir a internas tuvieron que dirimir las candidaturas hacia adentro, como el caso de UNEN en la Ciudad de Buenos Aires, en el que se quedaron afuera todos los candidatos de Juntos, la lista que había armado Victoria Donda junto a Alfonso Prat-Gay, Ricardo Gil Lavedra y Humberto Tumini.

Entre los que no alcanzaron el piso en la Ciudad de Buenos Aires se destacan Alejandro Bodart, precandidato a senador por la Nueva Izquierda que obtuvo el 1,35%, y el "nuevo peronismo" de Julio Bárbaro y Julio Piumato: su Movimiento Unidad del Trabajo y la Producción obtuvo el 0,69% para senadores y el 0,66% para diputados.

Ciudad de Buenos Aires

En la Provincia de Buenos Aires, la mayor derrota la sufrió el frente Podemos, encabezado por Marta Maffei como candidata a diputada nacional, que obtuvo el 1,17%, y Vilma Ripoll como candidata a diputada provincial, que luchaba por entrar con el 1,49%, con el 97,09% de las mesas escrutadas.

Provincia de Buenos Aires

En la provincia de Córdoba el que no llegó al piso fue el ex ministro de Economía del menemismo, Domingo Cavallo, que con su espacio Es Posible cosechó apenas el 1,28% de los sufragios.