La islamista Coalición Nacional de Defensa de la Legitimidad, que engloba a varios grupos como los Hermanos Musulmanes, hizo un llamamiento hoy a sus seguidores para realizar manifestaciones pacíficas tras el rezo musulmán del viernes. Pero el pedido no puedo ser cumplido y nuevamente la violencia tomó las calles de Egipto. 

Al menos 30 personas murieron en los enfrentamientos en la plaza Ramsés, en el centro de El Cairo, refirieron a ANSA fuentes de la seguridad. Otras tres perdieron la vida mientras 40 resultaron heridas en los enfrentamientos entre manifestantes favorables al depuesto presidente Mohamed Morsi y la policía en la gobernación de Fayyoum, al sur de El Cairo, anunció latelevisión de Estado egipcia sin dar más detalles.

En otro episodio al menos una persona murió y decenas resultaron heridas por disparos contra una comisaría cerca del distrito cairota de Ramses, escenario de choques entre partidarios y opositores del depuesto Mursi. 

Además de militares y policías, opuesitores a Mursi salieron a las calles

La violencia estalló luego de que decenas de miles de partidarios de Mursi tomaran hoy las calles en numerosas ciudades en desafío a un estado de sitio impuesto por el Ejército luego de la matanza de más de 600 de ellos perpetrada el miércoles pasado por policías y soldados tras el desalojo de dos campamentos de protesta. 

Además del despliegue militar y policial, cientos de seguidores de los movimientos juveniles opuestos a Mursi también salieron a las calles con palos y armas blancas, luego de una convocatoria lanzada ayer a formar comités populares para vigilar las calles.

El peligro a una guerra civil en Egipto se magnificó esta semana luego de que policías y soldados apoyados por blindados y helicópteros desalojaron a los tiros dos campamentos de protesta que miles de seguidores de Mursi mantenían en El Cairo para exigir la restitución del mandatario en su cargo. 

Por su parte, Francia y Alemania pidieron una reunión urgente de la Unión Europea a nivel de ministros de Exteriores, la semana próxima, para discutir sobre Egipto.  

Asimismo el portavoz del Frente de Salvación Nacional egipcio, principal plataforma de los opositores a Mohamed Morsi, renunció hoy en protesta por la represión del ejército a manifestantes islámicos.

El vocero Khaled Dawood era considerado el brazo derecho del ex vicepresidente y premio Nobel de la paz Mohamed el-Baradei,quien a su vez renunció en los últimos días por los mismos motivos.

Ciudad sitiada

En previsión de posibles disturbios, el ejército reforzó esta mañana su presencia en el centro de El Cairo, sobre todo, en las inmediaciones de la plaza Tahrir y en los puentes sobre el río Nilo, horas antes de las manifestaciones.

Todas las calles que acceden a Tahrir fueron cortadas por los militares, que enviaron a la zona carros blindados de refuerzos, informó, que pudo constatar, la agencia EFE. 

Los soldados también impiden la circulación en algunos de los puentes, aunque en uno de los principales de la capital.

Mientras tanto el gobierno de facto de Egipto elevó a 638 la cifra de muertos y a casi 4.000 la de heridos por la represión de de opositores al golpe de Estado, mientras que familiares buscaban o velaban a sus seres queridos.

Pese a la unánime condena mundial, las autoridades egipcias amenazaron con seguir reprimiendo luego de que numerosas iglesias de la minoría cristiana y varios edificios gubernamentales, entre ellos la municipalidad de Giza, fueron atacados e incendiados en el país árabe y musulmán.

pesar de la determinación de la multitud de islamistas de seguir reclamando la vuelta de Mursi, un juez ordenó ayer extender por otros quince días la prisión preventiva que pesa sobre el mandatario derrocado, quien permanece detenido en un lugar desconocido desde el mismo día del golpe de Estado.