El proyecto de Ley que abre el canje por tercera vez y sin fecha de vencimiento para el 7% de los acreedores que tienen en su poder bonos "en diferimiento de pago" y que no ingresaron en los anteriores, considera entregarle a los holdouts un título "a la par en pesos" al año 2038, cuya tasa de interés irá aumentando progresivamente.

El proyecto, que tiene siete artículos operativos y dos de forma, "suspende" la vigencia de varios puntos de la llamada "ley cerrojo", hasta tanto "el Poder Ejecutivo Nacional declare terminado el proceso de reestructuración".

Las condiciones son iguales a las ofrecidas en los canjes anteriores

En el artículo segundo, la norma que envió el Ejecutivo al Senado, señala taxativamente que "los términos y las condiciones que se ofrezcan no podrán ser mejores que los ofrecidos a los acreedores dispuesta" en el canje de 2010.

El artículo 6 dispone además el "reemplazo de pleno derecho" de los "bonos elegibles" que tienen en su poder quienes no entraron en los canjes y no aceptaron antes los títulos Par y Discount en pesos y dólares o los cupones atados a la evolución del PBI, esta vez "por los 'Bonos de la República Argentina a la Par en Pesos Step Up 2038'".

En cuanto a aquellos que no participaron de los canjes precedentes y quieran participar en el actual, "deberán renunciar a todos los derechos que les corresponden en virtud de los referidos títulos".

Y para los que iniciaron acciones judiciales, administrativas, arbitrales o de cualquier otro tipo contra la Argentina, el proyecto de Ley señala de modo indubitable que "no podrán tener un trato más favorable que aquellos que no lo hubieren hecho".

Por último, el ministerio de Economía se comprometió a informar al Congreso cada tres meses sobre el avance del canje que se solicita aprobar.

Canje de Deuda by redaccionminutouno

En tanto, el titular de la cartera de Hacienda, Hernán Lorenzino, aclaró que el cobro en la Argentina con legislación local será una opción voluntaria para los acreedores que adhieran al canje.

"Quiero aclarar esto, no debe interpretarse como una decisión unilateral de alterar ningún mecanismo de pago; lo vemos como una opción voluntaria, eventual para los acreedores que crean más conveniente renunciar a los derechos que le da la ley americana y aceptar en los mismos términos para el Estado otra legislación", explicó.

Dijo que "esto es algo que preocupa a muchos tenedores, por eso creemos que es importante para brindar total certidumbre, aclararles que lo que eventualmente se pondrá a disposición es una opción voluntaria de un instrumento con legislación local".