La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires resolvió declarar “bien integrante del patrimonio histórico cultural” al monumento a Cristóbal Colón que está emplazado en las inmediaciones a la Casa Rosada por lo que el plan del gobierno nacional que buscaba trasladar dicha estatua a la ciudad de Mar del Plata no podrá llevarse a cabo.

La iniciativa que pertenece al legislador de la Coalición Cívica Fernando Sánchez, consiguió 35 votos positivos y 14 abstensiones. Desde el principio tuvo el visto bueno del Pro y de Proyecto sur quienes en bloque acompañaron al partido de Sánchez y sumaron la cantidad de votos necesarios para aprobar el proyecto de ley y así conseguir bloquear el eminente traslado del monumento. El kirchnerismo y sus aliados se abstuvieron de votar.

El objetivo del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner era quitar el monumento a Cristobal Colón de donde se encuentra, llevarlo a Mar del Plata y en ese lugar ubicar el famoso monumento a Juana Azurduy. La estatua ya fue removida y actualmente se encuentra acostada en la Plaza Colón, pero ahora no podría ser removida de la Ciudad de Buenos Aires.