El Isauro Arancibia, una escuela a la que no la dejan ser