Tras las lluvias, las escuelas porteñas hacen agua