Y un día Batman apareció en Gotham