Cuatro femicidios y el show de la morbosidad