Milagro Sala en exclusiva: “¡Perdón las pelotas!”