Caballito con toques de París: canciones, crêpes y sidra
No hay G20 que la pare