Caballito con toques de París: canciones, crêpes y sidra