Cuando la aventura desgasta más que la rutina