Una obra de deseos entrelazados
Cuando la aventura desgasta más que la rutina
Danza: por el simple hecho de pestañear, bailar