Política | aborto | ley | Derecho

Se terminó el aborto clandestino: el derecho es ley

Hoy empezamos un nuevo camino. Las batallas que se vienen son muchas, pero serán libradas en un suelo más justo, más solidario, más democrático.

Se terminaron las innumerables marchas agitando pañuelos hasta que se nos cansaban los brazos.

Se terminó la vergüenza.

Se terminaron los ríos de tinta verde, volcados en libros, diarios y revistas.

Se terminó la hipocresía.

Se terminaron los mares de lágrimas, derramados ante tantas muertes absurdas.

Se terminó la angustia.

Se terminaron las excusas religiosas, las morales y las “científicas”.

Se terminó el silencio.

Se terminaron las diferencias, entre las que tienen mucho y las que no tienen nada.

Se terminó la maternidad obligatoria.

Se terminaron las perchas y las agujas de tejer.

Se terminó el perejil.

Se terminaron el punitivismo y el atropello a nuestros vientres.

Se terminó el aborto clandestino.

Hoy empezamos un nuevo camino, pavimentado de justicia, de un nuevo viejo derecho y de mucha fuerza. Esa fuerza colectiva que no nos dejó bajar nunca los brazos y que nos va a seguir alimentando para las batallas que se vienen, que son muchas, pero que serán libradas en un suelo más justo, más solidario, más democrático.

Así que brindemos.

Por las pioneras que se animaron a pararse en una esquina exigiendo un derecho del que todavía ni se hablaba.

Por las que nos precedieron.

Por las que pagaron con su vida la injusticia.

Y por nosotras, que hoy nos fundimos en un abrazo verde infinito que no vamos a olvidar jamás.

Es ley.

*Por Andrea Conde, politóloga, militante feminista, ex legisladora porteña.

Dejá tu comentario