Sociedad | Adepa | Derechos Humanos | género

Adepa no quiere cursos sobre derechos humanos y género

La entidad dominada por Clarín y La Nación se queja de la normativa de una ciudad del país que pide asistir a cursos sobre DDHH a medios que quieran pauta oficial.

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa), organización que nuclea a los medios más grandes del país y que funciona bajo el dominio excluyente de Clarín y La Nación, puso el grito en el cielo en los últimos días contra una normativa que "une la distribución de pauta oficial a la participación en capacitaciones obligatorias sobre perspectiva de género y derechos humanos".

La norma en cuestión todavía no rige y es, por ahora un proyecto presentado en el Concejo Deliberante de Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos.

Poco sorprende que dos de los medios más machistas y más a la derecha del espectro ideológico se opongan a cursos sobre derechos humanos y género. Lo insólito, en este caso, es lo subrayado del comunicado de Adepa, que no suele expresarse sobre casi ningún tema de los relacionados con los medios de comunicación y mucho menos con los y las trabajadoras de prensa.

En lo puntual, la actividad de Adepa en el último tiempo giró en torno a defender al periodista espía Daniel Santoro y la causa judicial que hasta hace muy poco lo tuvo al borde de la prisión.

"Desde hace tiempo, Adepa impulsa políticas activas en los medios para promover la diversidad en las redacciones y una mirada amplia en el trabajo periodístico", dice el comunicado, que deja de lado, por citar solo un ejemplo, la misoginia institucional anclada en Clarín desde hace décadas, sufrida por las periodistas de todos los medios de ese grupo empresario.

"El proyecto en cuestión dispone que todo medio que reciba pauta del municipio deberá ´asistir obligatoriamente a los encuentros de sensibilización para el abordaje con perspectiva de género y derechos humanos´", cita Adepa para luego concluir que "este criterio podría desvirtuar el sentido de difusión eficiente de los actos de gobierno que debe tener la pauta publicitaria oficial (sic)". Además, por si fuera poco, Adepa teme que esa norma pueda "abrir la puerta a que en el futuro se pretenda asociar la distribución de la misma a criterios subjetivos que puedan implicar una intromisión sobre los medios o sus contenidos (sic)".

Sobre ello, el argumento que pone Adepa para defender su retardataria posición es que "la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha resaltado que la adjudicación de pauta no debe relacionarse con la línea editorial". Es curiosa la interpretación, debido a que el proyecto citado en ningún momento menciona la línea editorial de los medios.

"A su vez, la capacitación exigida -cuyo contenido y características quedan librados a la decisión de una autoridad política- es incompatible con las pautas fijadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la Opinión Consultiva 5/85, donde se consideró contrario al Pacto de San José de Costa Rica imponer una colegiación o calificación obligatoria para ejercer el periodismo en forma remunerada", dice también Adepa forzando una interpretación que nada tiene que ver con los cursos de Derechos Humanos y género que propone la iniciativa legislativa.

Dejá tu comentario