Sociedad | Alberto | Cristina | Diego

Alberto, Cristina y los ministros despidieron a Diego

Alberto Fernández, Cristina Kirchner, y los ministros despidieron a Diego Maradona en Casa de Gobierno donde expresaron sus condolencias a la familia.

El presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Kirchner y funcionarios del Gobierno nacional asistieron hoy al velatorio de Diego Maradona en Casa de Gobierno, donde expresaron sus condolencias a la familia, dejaron ofrendas florales y le dieron el último adiós al futbolista.

El mandatario llegó minutos antes de las 11 desde la Residencia de Olivos, acompañado por la primera dama Fabiola Yáñez, y se dirigió al hall de entrada en el que se instaló la capilla ardiente.

Allí, tras saludar a la familia Maradona, Fernández se acercó al ataúd y colocó sobre él una camiseta de Argentinos Juniors y dos pañuelos blancos, símbolo de la lucha de los organismos de derechos humanos.

alberto maradona velorio.jpg
Alberto, Cristina y los ministros despidieron a Diego

Alberto, Cristina y los ministros despidieron a Diego

La primera dama, que lo acompañaba, llevó un ramo de rosas rojas y ambos permanecieron varios minutos en silencio frente al féretro.

Por su parte, Fernández de Kirchner llegó pasado el mediodía e hizo su ingreso por la entrada de la explanada de la Avenida Alem y esquina Rivadavia, desde donde saludó a los hinchas reunidos detrás de las rejas del edificio.

Acompañada por el Presidente, Fernández de Kirchner saludó y conversó con Claudia Villafañe, la exesposa de Maradona, y con Dalma, Gianinna y Jana, las hijas del futbolista.

Luego, a solas en la capilla ardiente, colocó un rosario sobre las camisetas que reposaban en el féretro de Maradona y se quedó por unos minutos con sus manos apoyadas sobre el cajón.

Ante la suspensión del velatorio por los incidentes que se produjeron en Plaza de Mayo, el Gobierno nacional consignó que la finalización de la ceremonia había sido prevista inicialmente para las 16 y luego pospuesta hasta las 19, por "deseo" de la familia.

Sin embargo, cuando el horario de las 16 "se acercaba, varias personas que estaban en la fila comenzaron a saltar las rejas para ingresar de manera irregular", por lo que "ante esa situación se suspendió por unos minutos el ingreso".

"Cuando se volvió a habilitar algunas personas ingresaron rápidamente, sin cumplir las indicaciones del personal a cargo", señaló la Casa Rosada en un comunicado.

El objetivo del Gobierno nacional fue que la sociedad pudiera despedir a Maradona "de forma pacífica, sabiendo que todo el país y gran parte del mundo está conmocionado por su fallecimiento".

Pero una vez que "se controló de manera pacífica la situación, la familia transmitió su deseo y voluntad de dar por concluida la ceremonia", indicó el texto oficial.

Posteriormente, el féretro fue trasladado por una reducida comitiva hasta el cementerio de Bella Vista.

El Presidente estuvo acompañado en la Casa Rosada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vocero Juan Pablo Biondi.

Minutos antes, en una entrevista radial, el mandatario había reflexionado sobre Maradona, convencido de que "ha trascendido todo", que "es de todos los argentinos y de todo el mundo".

"Nadie tiene noción de lo que Maradona fue", dijo al recordar al astro futbolístico fallecido ayer a los 60 años, en una entrevista con radio Continental.

Relató que ayer recibió llamados "de todo el mundo, desde Pedro Sánchez, (Emmanuel) Macron, (Luiz Inácio) Lula (Da Silva), Pepe Mujica, solidarizándose con la pérdida de alguien que llenó de felicidad a mucha gente".

Dijo que en uno de los llamados le preguntaron cuál consideraba que debería ser el epitafio para Maradona y que él le respondió que "la única palabra" que le cabía era "gracias".

"No sé cuántas personas tienen posibilidad de sólo darle felicidad al pueblo, y Maradona sólo nos hizo felices", completó su reflexión el Jefe de Estado.

Resaltó como coincidencia que "Maradona empezó en Argentinos Juniors, que es el equipo de mis amores y terminó su carrera como técnico de Gimnasia, que es el equipo de Cristina".

Antes de ingresar a la Casa Rosada, el mandatario se acercó al vallado que se dispuso por seguridad alrededor del edificio para saludar a la gente que lo llamaba y le pedía que se sacara selfies con ellos.

Durante las primeras horas del día, la despedida terrenal al astro fue íntima, solo para su entorno familiar y su círculo más cercano, y, a partir de las 6.17, las puertas de la Casa Rosada se abrieron para que comenzara a ingresar el público general, que aguardó con una vigilia en Plaza de Mayo la llegada de ese momento.

Las hijas del astro permanecieron junto al féretro, mientras la gente pasaba por el hall central y ofrendaba camisetas, banderas, pósters, bufandas y flores.

En el hall se colocaron dos coronas de Alberto Fernández, una personal con flores y los colores de Argentinos Juniors, el equipo en el que comenzó Maradona y del que el mandatario es simpatizante, y otra institucional del Gobierno nacional; y una de la vicepresidenta.

Además de Cafiero estuvieron los ministros de Salud Ginés González García; de Desarrollo Productivo Matías Kulfas; de Turismo Matías Lammens; de Desarrollo Social Daniel Arroyo, de Defensa Agustín Rossi; de las Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta; de Ambiente Juan Cabandié; y el canciller Felipe Solá, quienes saludaron a Villafañe y a sus hijas.

Entre las presencias políticas también asistieron Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia; Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos; Victoria Tolosa Paz, presidenta del Consejo Nacional de Políticas Sociales; Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires; y por la Iglesia lo hizo el cardenal Mario Poli.

Dejá tu comentario