Mundo | Añez | Dictadora | salud

La dictadora Añez puso al mismo ministro en Defensa y Salud

La negacionista, dictadora y golpista boliviana, Jeanine Añez, contagiada con covid-19, puso un militar retirado a cargo del Ministerio de Salud.

La dictadora de Bolivia, Jeanine Añez, quien tomó el poder tras un violentísimo golpe de Estado a fines de 2019, puso a cargo del Ministerio de Salud al titular de Defensa, Luis Fernando López, un militar de carrera retirado y experto en marketing, sin experiencia en el sistema sanitario. Cabe recordar que Añez tuvo una actitud negacionista con respecto a la pandemia, similar a las actitudes de Jair Bolsonaro y Donald Trump, y hoy está contagiada con el virus.

"En estos momentos por un tema de norma, por estos días, también voy a fungir como ministro de Salud interino", declaró López a los medios, que reemplaza de forma interina a Eidy Roca, una de los cuatro ministros contagiados de coronavirus hasta ahora.

Actualmente, además de Áñez y Roca, el Gobierno de facto tiene contagiados al ministro de Minería, Jorge Oropeza; su par de Trabajo, Oscar Mercado; y el de Presidencia, Yerko Núñez. Este último está internado, según consignó Agencia Télam.

Jeanine-Áñez.jpg
La negacionista, dictadora y golpista boliviana, Jeanine Añez, contagiada con covid-19, puso un militar retirado a cargo del Ministerio de Salud.  

La negacionista, dictadora y golpista boliviana, Jeanine Añez, contagiada con covid-19, puso un militar retirado a cargo del Ministerio de Salud.

El presidente del Banco Central, Guillermo Aponte, y varios legisladores, también están contagiados; entre ellos el diputado opositor Julio Jiménez, quien falleció el lunes, luego de que surgieran rumores de que estaba infectado de coronavirus.

El médico personal de Áñez, Andrei Miranda, informó que la mandataria de 53 años "es absolutamente asintomática, no tiene ningún síntoma que se relacione con el coronavirus".

Según las últimas cifras oficiales, Bolivia ya suma 44.113 infectados y 1.638 muertos por coronavirus.

"Junto con todo mi equipo hemos estado trabajando por las familias bolivianas todo este tiempo y, dado que esta semana muchos de ellos dieron positivo al coronavirus, me hice la prueba y también ha dado positiva", contó Áñez en un video difundido en sus redes sociales.

"Voy a estar en cuarentena durante unos 14 días hasta que me haga una nueva prueba para ver cómo estoy. Me siento bien, me siento fuerte y voy a seguir trabajando de manera virtual desde mi aislamiento", agregó desde lo que parece ser su residencia.

Las principales ciudad de Bolivia -Santa Cruz, El Alto, La Paz y Cochabamba- reportan cada día situaciones que llevan a hospitales y otros centros de salud a declararse en emergencia por falta de recursos humanos y materiales para atender el aumento de enfermos, advirtiendo que se ven obligados a cerrar o a limitar sus servicios a las emergencias.

La ciudad de Cochabamba, con más de 600.000 habitantes, registra casos de personas que fallecen en la calle y de familias que deben esperar días para poder enterrar o incinerar a fallecidos por Covid-19, ante la saturación del cementerio, con protestas sociales ante las autoridades en demanda de soluciones.

Cochabamba y Santa Cruz tienen cementerios en los que se excavan fosas de urgencia, al igual que sucedió en otras ciudades bolivianas como la amazónica de Trinidad cuando se produjeron brotes de la enfermedad.

Además, el director nacional del sistema penitenciario nacional, Clemente Silva, advirtió que la Covid-19 ingresó en las cárceles de seis departamentos del país, e informó que hasta ahora hay 91 casos confirmados de presos contagiados.

"Tenemos 91 personas privadas de la libertad que son positivas, 99 sospechadas y 59 curadas. La Covid-19 entró en las estructuras carcelarias de seis departamentos, los departamentos en los que no ha habido casos con Pando, Potosí y Tarija", explicó Silvia al canal Cadena A, citado por la agencia de noticias local ABI.

Poco después, el viceministro del Interior, Javier Issa, reconoció que la llegada del coronavirus a las prisiones "es bastante preocupante" y, por eso, el Gobierno anunció una serie de medidas preventivas, entre ellas la creación de zonas de aislamiento dentro de la prisión y líneas de teléfono para alertar a la familia ya que las visitas están prohibidas.

"Hay que comprender que las cárceles son como unas pequeñas ciudadelas que por la precariedad se ha improvisado construcciones de forma desordenada, que permiten el contacto entre privados de libertad, por lo que se ha dispuesto que se autoaíslen y se realice una fumigación", explicó también a la prensa el viceministro interino de Seguridad Ciudadana de Bolivia, Wilson Santamaría, según la agencia de noticias EFE.

Dejá tu comentario