Sociedad | AstraZeneca | Segunda dosis | trombos

AstraZeneca: la segunda dosis no aumenta el riesgo de trombos

Un estudio publicado por The Lancet indica que el uso de la vacuna de AstraZeneca no representa un riesgo mayor de sufrir algún tipo de trombo.

La segunda dosis de la vacuna del laboratorio AstraZeneca no aumenta el riesgo de sufrir algún tipo de trombos según un informe publicado por la revista The Lancet. El estudio fue dirigido y financiado por la farmacéutica frente a las crecientes dudas por los efectos secundarios.

Los resultados obtenidos de la investigación indican que los vacunados contra el covid-19 con la segunda dosis de Vaxzevria, el preparado de AstraZeneca, no tienen un mayor riesgo de padecer trombos comparados con aquellas personas que no han recibido ninguna dosis.

Este análisis fue elaborado en base a los datos de seguridad global de la farmacéutica anglo-sueca, que se centró en un efecto adverso muy raro provocado por algunos preparados, llamado trombocitopenia inmune trombótica inducida por vacunación.

Los datos publicados en la revista médica revelaron que la tasa estimada de trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) después de la segunda dosis de la vacuna fue de 2,3 por millón en las personas inoculadas, comparable a la tasa típica observada en quienes no han sido vacunados, dijo AstraZeneca. Luego de la primera dosis ese porcentaje fue mayor alcanzando los 8,3 por millón de pacientes tratados.

Hasta la fecha de finalización del estudio, se habían identificado 13 casos de TTS en todo el mundo después de la segunda dosis en personas de entre 45 y 85 años, incluidas ocho mujeres. En comparación con los 399 que se denunciaron después de la primera, datos que se limitan a lo sucedido en la Unión Europea, el Espacio Económico Europeo y el Reino Unido.

A menos que el TTS se haya identificado después de la primera dosis, estos resultados apoyan la administración del programa de dos dosis de Vaxzevria, tal y como se ha indicado, para ayudar a proporcionar protección contra el COVID-19, incluso contra las variantes crecientes que son motivo de preocupación”, aseguró Mene Pangalos, directivo de AstraZeneca.

Recordemos que la vacuna de este laboratorio y desarrollada por la Universidad de Oxford, quedó algo rezagada entre el resto de las vacunas tras sufrir retrasos en la producción, una demanda judicial y posibles vínculos con algunos efectos secundarios raros, como los trombos, que siguen siendo investigados por las entidades encargadas de la regulación.

Dejá tu comentario