Economía | Banco Central |

Esto es un asalto: intereses usurarios de los bancos por la financiación con tarjeta

Insisten en cobrar intereses de hasta el 230 por ciento anual incluso pese a las fuertes bajas aplicadas por el Banco Central a las tasas.

Esto es un asalto: intereses usurarios de los bancos por la financiación con tarjeta
Esto es un asalto: intereses usurarios de los bancos por la financiación con tarjeta

Cada resumen de cuenta de tarjeta de crédito es una tragedia para cualquier usuario de ese método de pago desde hace ya varios meses. Los intereses que cobran los bancos son propios de usureros y no parecen estar dispuestos a aflojar el torniquete que le aplican a sus clientes.

No hay publicidad impostada y mentirosa que alcance: los clientes de los bancos saben que más allá de cualquier campaña de prensa son entidades establecidas para sacarle hasta el último centavo a sus usuarios, y las tarjetas de crédito son el testigo inclaudicable de semejante usura.

Ya lo dice la máxima: ¿qué es peor, robar un banco o fundar un banco?

Pese a que desde el 10 de diciembre último, cuando Alberto Fernández asumió la presidencia, y a partir de las políticas aplicadas por el Banco Central en el sentido de bajar las tasas, los bancos nacionales y extranjeros decidieron mantener tasas de interés criminales para los clientes que no pagan el total de los consumos mensuales de tarjeta de crédito. Se trata de intereses al financiamiento que llegan al 230% anual.

Según publicó el diario Ámbito Financiero, los valores del sistema indican que la Tasa Anual Efectiva máxima subió cinco puntos porcentuales en enero de 2020 a 227,18%, frente al 222,17 de diciembre de 2019.

En promedio, los bancos están cobrando un 133,8% de interés anual, dependiendo de la entidad. En tanto, entre diciembre y enero el Central recortó la tasa de referencia del 63% con que inició la gestión Alberto hasta el 50%. Notoria diferencia.

En cuanto a los créditos personales la situación no es mejor en ningún aspecto: las tasas de los préstamos, que el 20 de diciembre último estaban en 70,5% en el promedio del sistema, bajaron al 69,8%, lo que marca una reducción ridícula del 0,7%, a principios de enero.

Dejá tu comentario