Mundo | Bolsonaro | Dios | Brasil

La amenaza de Bolsonaro: "Solo Dios me sacará del cargo"

El ultraderechista mandatario de Brasil contestó así los pedidos de juicio político por su actuación ante la pandemia. Críticas desde la izquierda y la derecha.

Los atajos autoritarios de la derecha en Brasil son viejos conocidos del continente y el presidente Jair Bolsonaro los tiene estudiados. El líder de la ultraderecha, que lidera una de las peores gestiones del planeta ante la pandemia del coronavirus, le respondió con una provocación a quienes hablan de juicio político en su contra: "Solo Dios me sacará del cargo".

El mandatario se refirió así a los pedidos de juicio político por su actuación ante la pandemia, en medio del colapso hospitalariao en el estado de Amazonas y luego de haber sido calificado de "genocida" por el gobernador de San Pablo, Joao Doria, quien ansía ser uno de los candidatos presidenciales que buscará torcer el sueño reeleccionario de Bolsonaro.

Partidos de oposición de izquierda y de derecha pidieron la apertura de los procesos de juicio político de destitución que tiene en su mesa el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

"Quieren imponer un infierno en mi vida, no valen nada los pedidos de juicio político. Ninguno es por corrupción. Solo Dios me sacará del cargo, no existe nada concreto para mi, inventan fake news para sacarme", dijo Bolsonaro a al canal TV Band.

Tras la crisis humanitaria en Manaos por falta de oxígeno para los pacientes de Covid-19, Bolsonaro dijo que mandó a su ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, a proveer insumos.

Bolsonaro señaló también que no puede ser culpado de nada porque el Supremo Tribunal Federal (STF) resolvió que el Poder Ejecutivo no podía objetar las cuarentenas y decisiones de estados y municipios.

"El Supremo me mandó a tomar cerveza a la playa, me dijo que no me metiera. Pero no atendí a lo que dijo la Corte y fui a proponer el tratamiento precoz a Manaos, que estaba abandonada", afirmó Bolsonaro.

El mandatario ultraderechista culpó de la situación de Manaos a no haber utilizado lo que él llama "tratamiento precoz", es decir, que los médicos proporcionen hidroxicloroquina, un antipalúdico, a los enfermos.

El gobernador paulista, Joao Doria, dijo que en "otros países la actuación del presidente sería calificada como genocidio, abandono de los brasileños".

Nicola Gratteri: el hombre que pone nervioso a Macri

Dejá tu comentario