elgraficodiario | Brasil 2014 | Selección Argentina |

El detrás de escena del debut: los incidentes entre argentinos y brasileros

La gran presencia de brasileros en el partido de la Selección frente a Bosnia en el Maracaná no fue ninguna sorpresa. Tampoco que los anfitriones simpatizaran por el conjunto europeo.

La gran presencia de brasileros en el partido de la Selección frente a Bosnia en el Maracaná no fue ninguna sorpresa. Tampoco que los anfitriones simpatizaran por el conjunto europeo. Sin embargo, ese fervor brasilero por el rival de Argentina causó desbordes y enfrentamientos en varios sectores del estadio.

Cada jugada de peligro que tenia Bosnia hacía exaltar a los brasileros. Ni hablar de cuando llegó el descuento: el grito brasilero
provocó trompadas que terminaron con no pocos argentinos expulsados del estadio.

Algunos intentaron frenar las piñas, pero la situación se complicaba. "Esta es mi casa y aquí puedo gritar lo que quiera", lanzó un
brasilero en medio de la locura, mientras su esposa, también brasilera, buscaba calmarlo.

Los cánticos que calentaron el clima de unos y otros también fueron una inyección para que creciera la tensión que trascendió el folklore del fútbol.

El grito brasilero provocó trompadas que terminaron con no pocos argentinos expulsados del estadio.

Alerta máxima

Frente a los violentos hechos en Río de Janeiro en el debut argentino, las autoridades de seguridad buscan ahora aumentar el número de efectivos para los siguientes partidos e intentar evitar nuevos choques.

De todas maneras, la rivalidad no parecería querer tomarse un respiro y amenaza con continuar durante todo el Mundial. ¿Podrá controlarse en una eventual final soñada? Difícil.

Prometen revancha

Los miles de argentinos que llenaron el Maracaná al grito de "somos locales otra vez" aseguran que van a copar los bares de Río durante el partido de este martes entre Brasil y México. Incluso podrían vestirse por un rato con la camiseta mexicana. Cuando se trata de fútbol, mejor ni pensar en la amistad.

Dejá tu comentario