Mundo | Brasil | Coronavirus | Jair Bolsonaro

Jair Bolsonaro nombró a un pastor como ministro de Justicia

Tras la salida de Sergio Moro, Jair Bolsonaro designó otro titular para la cartera y para la Policía Federal en medio de la crisis por el coronavirus en Brasil.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, informó este martes como flamante ministro de Justicia y Seguridad Pública al abogado y pastor presbiteriano André de Almeida Mendonça, quien asume por el ex juez Sergio Moro, quien renunció el viernes pasado denunciando "interferencias políticas" del primer mandatario.

El nombramiento quedó oficializado con su publicación en el Diario Oficial, donde Jair Bolsonaro también anunció la desingación de Alexandre Ramagen, un hombre de la confianza de la familia presidencial, como nuevo titular de la Policía Federal, en reemplazo de Mauricio Valeixo, cuyo despido generó la salida de Moro.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, descartó este lunes un juicio político a Jair Bolsonaro durante la pandemia de coronavirus y afirmó que hay que "orientar la agenda a enfrentar" al Covid-19.

Según Maia, la situación del Covid-19 en Brasil es "preocupante y alarmante" y por eso consideró que el Congreso debe "debatir de forma específica la cuestión de la lucha contra la coronavirus" y tratar con "cuidado y equilibro" otros asuntos, como una eventual apertura de un juicio político.

“No es que el resto de temas no preocupen, pero necesitan paciencia para analizar la situación", aseguró Maia, citado por la agencia de noticias EFE. También señaló que el país se encuentra en una “etapa inicial" del aumento de casos de infectados y muertos, y que esta crisis sanitaria tendrá “impactos” no solo en la salud pública, sino también en la economía.

El parlamentario detalló que, según sus cálculos, las consecuencias económicas traerán aparejado el ascenso del nivel de desempleo hasta un 16%, un "número muy dramático para la vida de los brasileños".

Ante ese escenario, consideró que un juicio político, "aceleraría las incertidumbres", "impactaría fuertemente la confianza de los actores económicos" del país y amenazaría aún más la ya maltrecha economía brasileña.

La tensión con Bolsonaro es previa a la pandemia, pero se profundizó con ella ya que el mandatario considera que se trata de una "gripecita" y, por lo tanto, rechaza la mayoría de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y pide priorizar la salud de la economía.

Dejá tu comentario