Economía | canasta | Indec | Pobreza

Vuelve a subir la pobreza: dos sueldos ya no alcanzan para evitarla

Contundentes datos del Indec: una familia tipo necesitó ingresos por $56.459 para no caer en la pobreza. La cifra es superior a la suma de dos salarios básicos.

La Canasta Básica Total (CBT) registró en enero un aumento del 4,2%, por lo que una familia tipo (dos adultos + dos menores) necesitó ingresos por $56.459 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

Los datos corresponden al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y la conclusión es clara: la suma de dos salarios mínimos ($20.587 pesos tras el aumento del 10% de diciembre) no alcanzan para no caer en la pobreza. Se estima que estas cifras dramáticas son centrales para los datos de pobreza de las próximas estadísticas que se den a conocer.

En tanto, también según datos oficiales, la inflación de enero fue del 4% en enero y en los últimos 12 meses la cifra se ubicó en 38,5%, casi dos puntos y medio más que lo que marcó la inflación anual 2020. Este dato, sumado al exorbitante incremento que registraron los alimentos en los últimos 45 días, más las subas en los combustibles y el descongelamiento gradual de los servicios prevé números complicados para el total anual, sobre frente al 29% de inflación que prevé el presupuesto nacional para 2021.

Otro dato puntual para analizar el drama social de una pobreza que parece asentarse son las paritarias mayormente por debajo de la inflación que se vinieron firmando en los últimos meses y que frente a estas estadísticas resultan aún más exiguas.

En este contexto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide únicamente un consumo de alimentos, tuvo una suba mensual de 4,6%, de modo que el mismo grupo familiar precisó de $23.722 para no caer en situación de indigencia.

Para el caso de un hogar de tres integrantes -dos adultos y un adolescente- la CBA fue de $18.886 y la CBT de $44.948, mientras que para un hogar de cinco integrantes -dos adultos y tres menores de 5 años- los valores alcanzaron $24.951 y $59.382, respectivamente.

De esta forma, la CBT tuvo una variación de 39,8% respecto a igual mes del año anterior, mientras que la CBA registró un aumento de 44%, una diferencia que se explica porque las tarifas de servicios públicos y de transporte están prácticamente congeladas desde principios de 2020, mientras los precios del rubro de alimentos fueron de los que más subieron en los últimos meses.

Al cotejar contra el primer mes de 2020, el incremento del costo de la canasta básica alimentaria marcó una desaceleración de 11,8 puntos porcentuales, mientras que la canasta básica total mostró una retracción de 12,9 puntos, debido a que el año pasado marcaron un acumulado de 55,8% y 52,7%, respectivamente.

La Canasta Básica Alimentaria responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la Canasta Básica Total se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios.

Dejá tu comentario