Todoshow | Canticuénticos | Vacaciones de invierno | Teatro

Vacaciones de invierno con Canticuénticos

Los Beatles de las nenas y nenes de la Argentina vuelven al teatro presencial en estas vacaciones de invierno. Las entradas vuelan y hay más funciones.

Son el grupo de música para chicas y chicos más popular de la Argentina y van por más. Canticuénticos vuelve a los escenarios porteños para estas vacaciones de invierno y será en el Teatro Astral, donde se presentarán del jueves 22 al domingo 25 de julio.

Lo rápido que se vendieron las entradas disponibles hizo que el grupo agregara funciones; además de las previstas a las 15.30 habrá otras a las 13.

Canticuénticos nació en la provincia de Santa Fe hace más de una década, años en los que hicieron teatro a lo largo del país e instalaron éxitos como "La cumbia del monstruo de la laguna" y canciones que van mucho más allá del hit, como "Hay secretos", donde tratan el abuso infantil con una sensibilidad encomiable.

En el show que presentarán en los próximos días de vacaciones de invierno abarcarán un repertorio que incluye canciones como “Quiero para mí”, “El mamboretá”, “Noni noni” o “Bate con la cucharita”, entre otros éxitos. También tracks de su reciente disco “A cocochito”.

La banda integrada por Ruth Hillar (voz, flauta y acordeón), Daniela Ranallo (voz), Laura Ibáñez (voz), Gonzalo Carmelé (bajo y coros), Daniel Bianchi (guitarra, charango y coros), Nahuel Ramayo (batería, percusión y coros) y Sebastián Cúneo (producción, iluminación, fotografía y video) editó hasta el momento cinco discos: “Canticuénticos embrujados”, “Nada en su lugar”, “Algo que decirte”, “¿Por qué, por qué?” y “A cocochito”.

Canticuénticos tiene editados libros con canciones ilustradas por Estrellita Caracol. “El mamboretá”, “El monstruo de la laguna”, “Noni-noni”, “¿Por qué, por qué?”, “Quiero para mí”, “Hay secretos”, “Pañuelito blanco” y “A cocochito” son los ocho primeros libros de la colección.

“Hay secretos” adquirió una especial relevancia este año luego de conocerse lo ocurrido en Neuquén, donde un profesor de música de una escuela de Zapala compartió el tema en el aula: el mensaje interpeló a una niña de siete años, que lo llevó a su casa y se lo mostró a sus hermanas. La canción se convirtió así en la herramienta que permitió a una de ellas batallar contra su secreto y contar que había sido abusada por un vecino. Luego, otras niñas del barrio se animaron. El caso llegó a juicio, el modo en que se develó resultó fundamental en el relato de la víctima y el abusador fue condenado. La jueza hizo que el tema sonara también durante el veredicto.

Este año, alejados del teatro presencial por la pandemia, la banda editó el video de "Pañuelito blanco", canción de "A cocochito" dedicada a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Dale play al emotivo video de Canticuénticos

Dejá tu comentario