Sociedad | casos | Ciudad de Buenos Aires | Coronavirus

Villa 31: 322 infectados y temen por más contagios

Organizaciones populares denunciaron el peligro que podría traer que continúe la falta de agua en la Villa 31. Temen que la curva de contagios siga creciendo.

Este miércoles, movimientos populares realizaron una conferencia de prensa frente al Centro de Desarrollo Emprendedor y Laboral del Gobierno de la Ciudad, para denunciar la exponente curva de contagios registrada en la Villa 31, aparejada a la falta de agua.

Sobre 5020 casos de coronavirus en Argentina, 1404 están en la Ciudad de Buenos Aires; 322 en villas porteñas, 133 en la 31 del barrio de Retiro; 79 son en la 1-11-14.

En el barrio Carlos Mugica viven 50 mil personas y tienen un solo puesto de atención a personas con síntomas. Las organizaciones sociales que trabajan ahí encuentran aún más problemática la falta de agua que se da en diferentes zona de la villa desde hace 20 días.

Explicaron que es culpable de que en poco tiempo, la diferencia con la 1-11-14 haya crecido exponencialmente. El primer infectado de un barrio popular había sido un habitante de la 1-11-14.

villa 1-11-14

“Empezamos con un caso, y el crecimiento fue exponencial, porque al Gobierno de la Ciudad no le importó, y dejó pasar 15 días hasta actuar. Si no hubiera sido por Nación, que bajó al barrio con el testeo realizado ayer en el programa Detectar, esto seguiría muy muy mal”, contó a ANSOL Leny Gutiérrez.

Del programa Detectar participaron Nación y Ciudad, revisando si había contagios entre contactos estrechos. La actividad comenzó por San Martín, y este jueves recorrió la zona Ferroviarios. Había 250 casos a investigar, de los cuales el martes varios resultaron positivos mientras que otros siguen estudiándose.

El martes, la secretaría de Integración Social y Urbana del gobierno porteño llevó en un micro escolar a las personas que debían testear en el hospital Fernández y el Durand, descuidando las reglas sanitarias. “No fueron asistidas como en otros casos como quienes volvían del extranjero y fueron llevados a hoteles donde se les cubrían todas las necesidades”, denunció la referente de un comedor de UTEP.

villa 31 retiro.jpg

Durante la conferencia de prensa, de la cual solo participaron referentes de las organizaciones para cuidarse del contagio, aseguraron que se trató de una aplicación discriminatoria del protocolo.

“Es necesario que el Gobierno de la Ciudad deje de improvisar, y garantice el aislamiento real para las familias infectadas proveyendo asistencia alimentaria, sanitaria y social”, resaltaron.

Además, pidieron que los testeos se realicen dentro de los domicilios, para evitar posibles estigmatizaciones sobre los vecinos y las vecinas.

Por qué se multiplican los casos en la Villa 31

“El año pasado cambiaron las cañerías de agua, pero los problemas continúan. Quienes tienen bomba para cargar el agua en los tanques no tienen tantos problemas. Quienes no tienen, no pueden ni cocinar ni -fundamentalmente- higienizarse”, contó Gutiérrez a ANSOL.

Leny fue una de las vecinas sin agua, que tuvo que comprar botellones para solventar los problemas sanitarios, descubriendo problemas económicos.

A esta situación extrema se le suman los despidos, suspensiones y la imposibilidad de resolver la economía diaria a través de changas.

Leny trabaja en un merendero de UTEP que la Secretaría de Integración de la Ciudad no reconoce aún. Es uno de los tantos que se abrieron a medida que la crisis se acentuó.

Por eso tuvieron que comprar la mercadería sin ningún tipo de ayuda estatal: leche, pan, galletas, gas. Lo hacen a través de colectas de dinero y de alimentos.

coronavirus villa.jpg

Más problemas de salud

Denunciaron además que el gobierno de la Ciudad no está levantando los escombros de las demoliciones bajo autopista, por lo que se acumulan residuos que atraen a ratas y otras plagas.

Las organizaciones señalaron también que la secretaría a cargo de Diego Fernández sí continúa con ese trabajo, mientras no lo hace en pos de una “solución seria y definitiva al problema del agua”.

En el mismo sentido, el dengue sigue azotando a la villa 31 y a cada barrio popular de la Ciudad de Buenos Aires. Hubo hasta ahora 6 mil casos, registrándose picos epidemiológicos más altos que en los últimos años.

Dejá tu comentario