Alucinema | Cine | zombies | The Walking Dead

Llegó la gran película de zombies de 2017 y es coreana

Se estrenó Invasión zombie (Tren a Busan su título original) cuenta el furibundo ataque de no-muertos dentro de un tren en movimiento.

Hace casi dos décadas que el japonés Hideo Nakata revolucionó al cine de terror con su hoy ya clásico Ringu ("La llamada"). Pasaron remakes, reboots y numerosas copias de Hollywood en torno al hair-horror nipon, pero nunca más desde aquel título el cine asiático logró conmover a la cinefilia adepta a los géneros como con este opus llegado de Corea del Sur.

Train to Busan, tal el título original de Busanhaeng, le da una vuelta de tuerca al subgénero de zombies y logra plasmar en pantalla grande lo que la serie The Walking Dead no consigue desde hace varias temporadas: un relato honesto en torno al mito de la no-muerte, pero además una historia con lírica fibrosa y personajes con sustancia.

Sang-oh Yeon, que presenta aquí su primer largometraje con actores (venía de estrenar un film animado con la misma temática) nos cuenta que un yuppie de Seúl intenta acercarse afectivamente a su hija, de quien la separa la distancia de los negocios que le han consumido la poca relación que tenía con ella. Un viaje a Busan con el fin de visitar a la madre de la nena los encuentra juntos sobre un tren que lleva en la sangre de algunos de sus pasajeros un virus terminal.

Yeon sabe que el que pega primero pega dos veces y por eso su tren a Busan tarda poco en trasladarnos a la desesperación y la claustrofobia de quien no puede salir de una pesadilla a 300 kilómetros por hora.

Los zombies de esta historia son rápidos y no quieren comida, quieren ejerciar el placer de masticar y salvajizar al que todavía no está infectado. El asco y el terror hacen copy and paste de pasajero en pasajero y el apocalipsis se hace carne de la pantalla a la butaca, porque si "Invasión zombie" tiene un mérito preciso es el de la empatía: sus personajes están delineados con carne, sangre, hueso y terminaciones nerviosas, con lo que es tomar partido por uno u otro choca con el doblez de sus zonas grises. 

La Corea superindustrializada, amiga de Occidente y que sigue portando la medalla de alumno modelo de las recetas del Consenso de Washington, muestra ante la cámara vertiginosa del film las grietas de una sociedad agotada de sacar pecho y compararse con su hermana del norte, la fea, sucia y mala. En este punto marquemos tilde a la referencia inevitable con The Myst, de Stephen King, aquella historia del grupo de personas encerradas en un supermercado y liberadas a sus reflejos sociales más insospechados. 

"Por cada uno que caiga de los nuestros van a caer cinco de ellos"; parecen amenazar los zombies de Yeon a sus oponentes. La cámara los ama, el montaje los sublima y nosotros esperamos listos para la acción. 

MUY BUENA

Invasión zombie (Busanhaeng -Tren a Busan-). Corea del Sur, 2016. Guión y Dirección Sang-ho Yeon. Con Yoo Gong, Soo-an Kim, Yu-mi Jung. 

Train to Busan

 

Dejá tu comentario