Sociedad | comida | carne | Ciudad de Buenos Aires

Clausuraron dos locales y decomisaron más de 800 kilos de comida en mal estado

Comercializaban carne y suplementos alimenticios. Los allanamientos y el decomiso se realizaron en dos locales y un depósito de la Ciudad de Buenos Aires.

Más de 800 kilos de alimentos no aptos para consumo humano fueron decomisados en allanamientos a dos locales y un depósito en la Ciudad de Buenos Aires, que operaban a pesar de haber sido clausurados por infracciones de higiene y seguridad alimentaria, se informó hoy.

El Ministerio Público Fiscal porteño informó a través de su página web que las inspecciones fueron ordenadas por la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), a cargo de Carlos Rolero Santurián.

En uno de los locales, ubicado en la calle Santo Tomé al 6000 y dedicado a la fabricación, distribución y comercialización de productos cárnicos y de frigorífico, se pudo constatar el vuelco al exterior de sustancias insalubres, grasas y productos cárnicos de la variedad de cerdo, así como también el incumplimiento de las exigencias del Código Alimentario, por lo que las sustancias no estaban aptas para el consumo humano.

Allí se ordenó el decomiso de un total aproximado de 750 kilos de carne de cerdo. Asimismo, se verificó que el local estaba violando la clausura impuesta por Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria.

En este procedimiento intervino el personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, junto con personal de la División Operaciones Especiales de la Policía de la Ciudad, inspectores de la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria, de la Dirección General de Red Pluvial y de la Dirección General de Control Ambiental.

En simultáneo, se llevaron a cabo otras dos inspecciones relacionadas entre sí, una en un local ubicado en la Av. Juan B. Alberdi al 2000, y otra en un depósito sito en Del Barco Centenera al 1300, dedicados a la venta de suplementos alimenticios.

En los procedimientos se verificó el funcionamiento de un centro de almacenamiento, fraccionado y comercialización de suplementos dietarios no autorizadas por la autoridad sanitaria para su puesta en circulación, por lo que se decomisaron un total de 138 kilos de proteínas.

Asimismo se constató que el local estaba en funcionamiento a pesar de tener una clausura administrativa vigente. En este caso, además del Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio público Fiscal de la Ciudad, también intervino personal de la División Delitos Contra La Salud de la Policía de la Ciudad, inspectores de la ANMAT y de la Agencia Gubernamental de Control.

En ambos casos el Fiscal Santurián imputó a las personas jurídicas que explotaban comercialmente ambos establecimientos, obligando al cese de la contravención, bajo apercibimiento de Ley.

Dejá tu comentario