Política | Coronavirus | Capitalismo | Alberto Fernández

Cómo imagina el mundo Alberto Fernández después del coronavirus

Aún en medio de las urgencias propias del momento, el Presidente plantea conceptos claros de cara al futuro.

Mientras trabaja para enfrentar el coronavirus, el presidente Alberto Fernández se ha tomado el tiempo para reflexionar acerca del mundo post-pandemia. A lo largo de las conferencias y las entrevistas, el presidente argentino ha marcado cuatro ideas centrales sobre los posibles escenarios futuros a nivel mundial.

En primer lugar, ha demostrado que el mundo deberá definir una escala de valores humanos, en los que la vida y la salud estén antes que la economía y los mercados. Ha planteado la idea de que "una economía que cae, siempre se levanta, pero una vida que termina, no la levantamos más". Por eso ha destacado que "el mundo reconoce que la Argentina está haciendo las cosas bien, y esto significa que los argentinos y las argentinas estamos haciendo los cosas bien".

En segundo lugar, cuando esta pandemia pase, según el mandatario, el mundo deberá repensar la idea del capitalismo. "¿Qué sentido tuvo todo este capitalismo financiero que vivimos durante décadas y que repentinamente se desmorona porque aparece un virus microscópico que termina con los consumidores y destruya las economías? ¿Qué sentido tuvo todo eso? Vamos a tener que revisar muchas cosas".

En tercer lugar, las ideas individualistas deberán ser reemplazadas por ideas solidarias. Por eso, Alberto Fernández se pregunta: "¿Qué sentido tiene este premio al progreso individual, la meritocracia y la pérdida de la solidaridad? Ahora está claro que todos valemos lo mismo frente al virus. Vamos a tener que terminar con la ´cultura del descarte´, como dice el Papa Francisco. Vamos a tener que recuperar la importancia de la solidaridad. Tenemos que construir una comunidad que nos contenga a todos y a todas. Y que la solidaridad sea la regla que nos vincule".

En cuarto lugar, el jefe del Estado ha defendido la idea de un Estado presente, en contraposición a los Estados ausentes que hoy no pueden enfrentar adecuadamente la pandemia. "Ahora todos y todas nos estamos dando cuenta del valor que tiene el Estado. Vamos a tener que repensar el rol del Estado. Y hay dos cuestiones en las cuales el Estado no puede renunciar. El primer tema, es la salud pública. El segundo tema, es la educación pública".

En conclusión, el presidente mira hacia el futuro y ve la necesidad de un Estado presente, que privilegie la salud antes que la economías, que piense en las personas antes que en los mercados, que promueva una riqueza sostenible antes que un capitalismo salvaje, que fomente la solidaridad antes que las meritocracias. Por eso, Alberto Fernández repite una y otra vez que "nadie se salva solo".

Dejá tu comentario