Mundo | Coronavirus | Cárceles | COVID-19

Prisión domiciliaria: así se maneja el mundo ante el Covid-19

La ONU recomendó la medida y distintos países enviaron a sus casas a decenas de miles de reclusos. Qué hicieron EE.UU., Francia, Brasil y otras naciones.

La polémica por la medida de otorgarles prisión domiciliaria a reos de distinto calibre está instalada en la Argentina de modo fuerte y motorizada por los grandes medios de comunicación, algo que suele suceder en nuestro país a una escala más amplia que en otros lugares del mundo. Sin embargo, son numerosos los Estados que tomaron la decisión de aligerar las cárceles ante la pandemia del coronavirus Covid-19 y con el fin de que no se conviertan en un foco imparable de infección y muerte.

En marzo último la oficina de Derechos Humanos de la ONU (a cargo de la chilena Michelle Bachelet) señaló la conveniencia de que se tomen "medidas urgentes para proteger la salud y la seguridad de las personas en prisión o recluidas en otras instalaciones" y fueran parte de grupos de riesgo.

Puntualmente, el Subcomité para la prevención de la tortura de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas indicó que la mejor medida era reducir el número de presos en cárceles para un mejor control del Covid-19.

Algunos casos

En Estados Unidos, donde el gobierno de Donald Trump tomó todas las medidas tarde y de forma ineficaz (y donde los muertos ya rondan los 70.000), sin embargo aceptó el consejo de la ONU y sacó de sus prisiones a miles de procesados y condenados en varios Estados de su territorio.

Brasil, el país de América Latina con más presos y también con más casos de Covid-19 tanto en infectados (cerca de 100.000) como en fallecidos (6.700) ejecutó un plan rápido de desagote de los centros carcelarios. Unos 30 mil reclusos se encuentran por estas horas en sus casas alcanzados por la medida dictada por la Justicia de ese país.

En Chile, por decreto, Sebastián Piñera le otorgó un indulto conmutativo a unos 1.700 presos.

La situación en Colombia no es tan distinta a la de la Argentina, con una población de 49 millones de habitantes y 324 fallecimientos por el virus, el Estado le otorgó prisión domiciliaria a entre 4 mil y 5 mil reos, aunque la cifra podría escalar hasta los 15 mil.

España es uno de los países más afectados por el coronavirus, al punto de que, pese a que solo cuenta con 2.500 pulseras electrónicas, se comenzó a excarcelar a una cantidad muy superior de detenidos, a quienes se los controla diariamente solo con una llamada telefónica.

Francia, que cuenta con unos 70 mil individuos en prisión, solo tiene lugar para 61 mil y por ello le otorgó prisión domiciliaria a cerca de 5.000 de ellos.

Indonesia, que por el contrario tiene menos de mil víctimas fatales, excarceló a más de 20.000 reclusos.

Italia

Turquía, que tiene más de 300 mil presos, decidió enviar a casa a nada menos que 100 mil de ellos, en medio de lo que es una sobresaturación carcelaria parecida a la que se registra en Argentina. Por ahora la Justicia autorizó la salida de unas 45 mil personas.

González García dijo ser "muy optimista" por la baja circulación del coronavirus

Dejá tu comentario