Subi un cambio | Dakar | Iveco | Camiones

El único

El camión de De Rooy, que lideró el Dakar de punta a punta, es particular dentro y fuera de la competencia: además de diferenciarse de sus compañeros de equipo por no ser frontal, el modelo de calle forma parte de una especie en extinción.

Si bien es muy temprano para vaticinios definitivos, en las etapas argentinas del Dakar los Iveco dejaron atrás a los rusos Kamaz en la categoría camiones. Esos últimos, ganaron 8 de las últimas 9 competencias.

La posible victoria de Iveco no es algo impensado, sobre todo si se tiene en cuenta la renovación de pilotos que sufrió la escuadra rusa. Lo que sorprende es el –hasta ahora- 1-2-3 de la insignia italiana del equipo Petronas Team De Rooy.

Hasta el momento, el puntero del Dakar en camiones es Gerard De Rooy, un originario de los Países Bajos de más de 1,90 metros de estatura. La particularidad es que maneja un Iveco Strator, el único vehículo pesado de Europa que se comercializa con “trompa”. De hecho, según consigna la revista Planeta Camión, sólo se produce en Holanda y se vende en ese país, Bélgica, Dinamarca, Alemania y Gran Bretaña.

Hace algunos años, la mayoría de las terminales de camiones dejaron de producir los rodados para larga distancia llamados convencionales o con “trompa” y se dedicaron, con exclusividad, a los de cabina avanzada o “frontales”. Eso se debe a las restricciones legales de largo total (en nuestro país, un camión y su remolque pueden medir hasta 18,50 m, o hasta 22,50 metros de longitud para casos especiales, como el transporte de autos). Entonces, el espacio ocupado por el motor en los convencionales resta lugar a la carga. La ecuación es sencilla: menos carga es igual a menores ingresos.

De la tierra de los canguros

Por eso, hay pocos mercados en el mundo que mantienen camiones pesados convencionales. Entre ellos, se destacan el norteamericano y el australiano, que poseen rutas muy largas –para las cuales el espacio interior de los convencionales es inigualable- y un gusto particular. Precisamente, el Strator deriva del Iveco PowerStar, que se produce en Australia, con exclusividad, para ese país.

En 2007, a raíz de algunos pedidos de clientes holandeses y la imposibilidad de homologar allí los productos de Oceanía, un distribuidor privado de Iveco comenzó a producir el nuevo vehículo, avalado por la marca.

Las diferencias

A la hora de competir, las modificaciones son innumerables en el aspecto de carrocería y suspensiones. En relación al motor, el original incorpora los Cursor 10 o Cursor 13, de 6 cilindros en línea y 24 válvulas, con potencias que van desde los 420 hp hasta los 560 hp.

En el Dakar, la potencia se elevó a impactantes 840 hp a 2200 rpm, con un par motor de 3600 Nm a partir de 1200 vueltas. Vacío pesa 8500 kilos, y cargado con repuestos y listo para correr llega a los 9300 kilos.

De Rooy expresó que la trompa le da un mejor reparto de pesos al vehículo, que es un metro y medio más largo que los demás Iveco. El piloto tiene una vasta experiencia en la competencia, que incluye 2 terceros puestos en 2004 y 2009, respectivamente.


Dejá tu comentario