Sociedad |

Dar el salto al autoconsumo: el reto para 2022

El conseguir ser independiente a nivel energético es ya una tendencia imparable y eso es posible consiguiendo la financiación para la instalación que se necesita. Conoce Matchbanker.

La crisis energética está calando de lleno en la sociedad. El precio disparado de la luz, con los nuevos tramos horarios para tratar de conseguir un pequeño ahorro en la factura y la previsión de que el gas esté también en una tarifa disparada justo los meses de más frío es uno de los temas de discusión en los hogares.

Cada familia busca sus propios trucos de ahorro, pero prácticamente en todos los hogares se está barajando la posibilidad de encontrar alguna alternativa al mercado mayorista que pase por el autoabastecimiento.

El conseguir ser independiente a nivel energético es ya una tendencia imparable a la que se irán sumando hogares según vaya avanzando el año.

La posibilidad de optar por una energía renovable que sea capaz de garantizar una factura mucho más asequible, por no decir 0 es una realidad tan solo haciendo una cosa: consiguiendo la financiación para la instalación que necesita.

Toda vivienda puede buscar una alternativa energética, pero dependerá de su propia estructura, si es en vivienda en un edificio o un chalet independiente, para tener la mejor solución.

Lo primero es ponerse en manos de profesionales para que hagan un estudio de posibilidades. Dependiendo del tipo de vivienda y entorno, será posible la instalación de placas fotovoltaicas o de algún otro tipo de energía como la geotermia o la aerotermia.

Con ese presupuesto, son muchos los que optan por conseguir un préstamo a medida gracias a comparadores como Matchbanker.es para que de proyecto pase a realidad. La ventaja de esta web es el ahorro de tiempo hasta encontrar el mejor préstamo para el importe solicitado.

¿En cuánto tiempo se amortiza la inversión?

Según los últimos estudios presentados, la inversión en una instalación fotovoltaica, la más habitual a día de hoy, está entre los 5000 y 8000 euros dependiendo de la superficie de la vivienda.

Al coste eléctrico actual, la inversión se amortizaría mucho antes, pero hay que contar con una media de 6 años para dar por amortizado el desembolso para habilitar la vivienda al uso de energía renovable.

¿Cuál es la parte más cara de toda la instalación? Las baterías que acumulan la energía. Sin duda, invertir en un buen equipo de baterías que almacenen el exceso de producción energética para momentos puntuales de necesidad.

“Es interesante, puestos a hacer la instalación y el desembolso, el disponer también en la inversión de este tipo de baterías. Sin ellas, mientras el sol está brillando y ofreciendo su calor, será viable usar la energía solar, pero no se acabará siendo independiente en términos energéticos, por ejemplo, de noche” explican algunos instaladores fotovoltaicos.

Hay que tener en cuenta que, pese a que en el momento de solicitar el préstamo no parece demasiado económico, la vida útil de las placas solares supera los 20 años, por lo que pensado en todo su recorrido, es una de las decisiones más inteligentes para no depender de tarifas externas.

Dejá tu comentario