Política | Darío Martínez | Paridad de género | mujeres

Machirulismo recargado: la versión neuquina de la paridad

Ante el cupo que deja Darío Martínez en la Cámara de Diputados, por su designación en la Secretaría de Energía, se retoma el debate sobre cuál es la verdadera interpretación de la Ley de Paridad.

Tras la designación de Darío Martínez en la Secretaría de Energía de la Nación, este fin de semana se abrió el debate para ocupar su banca como diputado nacional del Frente de Todos del distrito de Neuquén. Quien lo secundó como titular en la lista en las elecciones de 2019 fue Asunción Miras Trabalón, pero el primer suplente, Guillermo Carnaghi, solicitó que la Ley 27.412 de Paridad de Género sea interpretada a su favor.

Miras Trabalón presentó una nota este lunes en la Cámara baja en la que solicita que se le preste juramento para ocupar el escaño que deja Martinez, dado “el impacto público de dicha discusión y las divergencias interpretativas presentadas por algunos medios tornan necesario afirmar la correcta interpretación del art. 164 del Código Electoral Nacional en concordancia con la Ley de Paridad Nº 27.412”. De ese modo la postulante afirma en la carta que “esta norma fundada en el principio de progresividad de los derechos, es un paso más en la histórica lucha por la conquista de normas de acción positiva que comienza con la sanción del cupo femenino del 30% en 1991”.

La Ley de Paridad fue sancionada “para el acceso real de las mujeres, para la promoción activa de los derechos de las mujeres. El espíritu de la norma debe ser respetado para acercarnos a una representatividad efectiva”, explicó Miras Trabalón ante la consulta de Infonews. Además, sostuvo que una sola de los cinco diputados nacionales del distrito de Neuquén es mujer, con independencia del partido político: “eso es porque aún no está permitido que seamos mujeres las que encabecemos las listas; entonces, a la alternancia por género también debe corresponder un mecanismo de reemplazo paritario en el Congreso en caso de producirse vacantes”.

El Partido Justicialista neuquino, apenas se conoció la noticia del pase de Martínez al cargo ejecutivo, manifestó el apoyo a Carnaghi para su incorporación en la Cámara baja, tomando como argumento que en la ley se establecen los reemplazos favor del mismo género.

paridad de genero.jpeg
(Dis) paridad de género.

(Dis) paridad de género.

La aprobación en 2017 de la Ley de Paridad de Género en ámbitos de representación política fue un avance ante la imposibilidad de lograr la paridad real en las distintas legislaturas. Aun así, en el Congreso Nacional no se alcanzaron sus objetivos: en la Cámara de Senadores hay un 41,24% de mujeres en las bancas, mientras que la en Diputados la representación es de 40,27%.

“Seguir debatiendo interpretaciones sobre la Ley de Paridad no nos lleva a ningún lado. Las instituciones tienen que tomar decisiones en pos de garantizar la representatividad real”, expresó Marcela Durrieu, fundadora de Ojo Paritario, que lleva adelante acciones para dar cumplimiento de la paridad de género en la representación política en nuestro país. Confía en que la jura como diputada de Miras Trabalón será en los próximos días pero advierte: “de ser necesario vamos a ir a la Justicia”.

Sobre esa decisión, Durrieu afirmó que cuentan con el precedente de la apelación de Lucila Crexell en 2019, para ocupar el cargo de primera candidata a senadora de Juntos por el Cambio, en reemplazo del fallecido Horacio Quiroga. Esa apelación terminó con un fallo a favor de Crexell de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que tomó como fundamento artículo 157 del Código Electoral Nacional. El mismo abarca dos principios generales: la alternancia consecutiva entre candidatos de distinto género, incorporado por la Ley de Paridad de Género, y el de preferencia general de candidatos titulares sobre candidatos suplentes, previsto en el Código Electoral Nacional.

Miras Trabalón destacó que “aplicar el Código Electoral en detrimento de la integración de mujeres en las bancas implicaría conculcar derechos políticos y humanos constitucionalmente protegidos”. Agregó que “hay muchas cosas para trasformar en nuestros espacios políticos, por ejemplo, quiénes encabezan las listas. Si siguen siendo varones, en la práctica se le cercena a la provincia tener representantes mujeres en el Poder Legislativo”.

La segunda candidata titular de la lista manifestó que recibió el apoyo de la presidenta de la Cámara de Senadores y ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. En las redes sociales, Mónica Macha, presidenta de la Comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados, y la presidenta de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Malena Galmarini, hicieron público su acompañamiento, al igual que diversas organizaciones sociales.

La paridad continúa en debate para alcanzar su realidad efectiva en los órganos de representantes. Existen proyectos de distintas bancadas para que la letra de la ley pueda ser el salvoconducto que sume una representatividad real, en tanto se acerque a las expresiones políticas, sociales y de identidades en el país.

En tanto esto ocurra, aun en pandemia, las instituciones de la democracia deben aceptar el reconocimiento de los derechos que están en las normativas actuales. No sólo porque son fruto de años de lucha del movimiento de mujeres y diversidades: esas leyes buscan la progresividad en la garantía de derechos. Ajustarlas para que retribuyan beneficios a una población que está sobre representada en las cámaras sería perpetuar el statu quo. Si se busca garantizar el pleno ejercicio de los derechos políticos entre varones y mujeres y la igualdad real de oportunidades para el acceso a cargos electivos y partidarios, se necesitan más mujeres que decidan.

Dejá tu comentario