Sociedad | dióxido de cloro | niño | Viviana Canosa

Neuquén: se confirmó que el niño murió por tomar dióxido de cloro

El resultado de la autopsia reveló que la muerte fue por ingesta de dióxido de cloro, la misma sustancia que Viviana Canosa bebió en cámara.

La autopsia reveló que el niño de cinco años murió por un fallo multiorgánico provocado por una intoxicación, compatible con la ingesta de dióxido de cloro. Sus padres le dieron de tomar la sustancia para prevenir el contagio de coronavirus.

El resultado de la pericia fue revelada por la fiscalía de Homicidios de Neuquén a cargo de Sandra Ruixo. El trágico hecho se conoció poco después de que Viviana Canosa mostrara ante las cámaras como ella tomaba este químico y el bienestar que le producía. Situación que desató la polémica frente a la irresponsabilidad de sugerir el consumo de un elemento químico perjudicial para la salud según declaró la misma Organización Mundial de la Salud.

La junta médica que llevó adelante la investigación manifestó que “una etiología tóxica sería compatible con el cuadro descripto”; el cual “puede inferirse la ingesta de una sustancia química cáustica”; y que “los hallazgos descriptos son compatibles con la ingesta de dicho producto”, en referencia al dióxido de cloro.

El dióxido de cloro es un gas de color amarillo rojizo que se utiliza como blanqueador de la pulpa de madera y en la industria del papel, también para la cloración del agua y como desinfectante en dosis bajas. Se trata de un elemento casi tan corrosivo como el cloro.

Frente a la existencia de una promoción fraudulenta que busca instalar a la sustancia como "un mineral milagroso", organizaciones han salido al cruce para dejar en claro su peligrosidad. Así se manifestaron la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Organización Mundial de la Salud (OMS), Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT, Argentina) y Múltiples Sociedades y Organismos Científicos Iberoamericanos de Toxicología.

La OPS aclara y enfáticamente desaconseja el uso de dióxido de cloro y de sus derivados para ser injerido o inhalado o para cualquier otro uso en humanos, estos productos se usan para desinfectar superficies inanimadas no para seres humanos”, aseguró Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Organización Panamericana de la Salud.

Dejá tu comentario